La mayoría de nosotros, como buenos petrolheads, conocemos la evolución de los coches de carreras, pero no todos conoceremos la evolución de una parte tan importante para la seguridad del piloto, su casco. 

Los chicos de Donut Media han realizado este vídeo, que al igual que otros tantos en el que muestran la evolución de algo, esta vez le ha tocado la hora a los cascos de piloto.

Es curioso ver como en 1908, los cascos eran de tela y servían únicamente para proteger de la tierra y de los bichos, y como no fue hasta 1949 cuando se empezó a usar un elemento de protección para los impactos. Tendrían que pasar 8 años hasta ver el primer casco producido en serie, fabricado y diseñado por la marca Bell, existente hoy en día.

En 1968 se introdujo el Nomex, un material ignífugo, y más tarde, la década de los 70 dió a luz a los primeros cascos integrales, que fueron diseñados en los años 50 y que a día de hoy son los usados para competición. En 1973 los paneles visores ya estaban estandarizados, y en 1979 se usaron visores con protección en los que se incluía publicidad -como se hace también en la actualidad- con la finalidad de eliminar los reflejos solares.

En 1982 los cascos estaban pintados a mano, y la mayoría de las veces, el diseño no se cambiaba durante toda la carrera automovilística del piloto. En 1985, los cascos presentaban un primario sistema de restricción, muy parecido al Hans que se usa en la actualidad. En 1988 se introdujo el sistema de comunicación por radio y en 1990, (ojo dato curioso que probablemente no todos sepamos) se usaba una válvula llamada Pop Off, la cual los pilotos usaban para poder oír los petardeos del motor para intentar evitar el turbo lag.

En la época moderna, en el 2005, se empezaron a utilizar materiales ligeros como la fibra de carbono y el kevlar, mucho más resistente y ligera que los materiales empleados antaño. Además se incluyeron los visores tear-off, con la finalidad de mantener limpia la pantalla del casco.

También en el 2005 se introdujo el sistema Hans, un sistema de restricción del cuello y la cabeza que conforma un importante elemento de seguridad para el piloto, bloqueando las fuerzas G extremas en un impacto delantero e impidiendo la rotura del cuello a consecuencia del mismo.

Ya en 2010 se introdujeron sistemas de ventilación mediante un conducto de aire mediante el cual introduce aire fresco dentro del casco.

Los cascos modernos pesan ~1250 gramos, están fabricados en fibra de vidrio y kevlar, tienen conexión por radio y conducto para líquidos. Además están diseñados para engancharse al sistema Hans y tienen conductos de ventilación para hacer la carrera del piloto algo más cómoda. También poseen una cinta de zylon, una fibra sintética con una resistencia 10 veces mayor que el acero y capaz de soportar 650 ºC, y los visores están fabricados en policarbonato, en ocasiones con capas de tintado y antivaho.

 

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados