En el pasado Salón de Ginebra la compañía china Techrules presentó sus dos proyectos de deportivos, el AT96 TREV y el GT96. Ambos son superdeportivos eléctricos con sorprendentes prestaciones.

Son dos porque uno de ellos, el AT96 (AT de Aviation Turbine) mueve la turbina con un combustible tipo queroseno, gasolina o gasóleo; mientras que el GT96 (Gas Turbine) utiliza biogás o gas natural. Ambos pueden incorporar un sistema de recarga enchufable(Plug-in)

Las características de la versión AT96 TREV son de 1.044 CV; la cifra de par es de nada menos que 8.640 Nm (2.880 Nm provenientes del eje delantero y 5.760 Nm del trasero) por lo que Ferrari, McLaren y Lamborghini deberían estar temblando con estos datos. En 2,5 segundos de 0 a 100 y 2.000 km de autonomía para este eléctrico gracias a una patente de una turbina con un sistema muy similar al que montan las aeronaves. Con esta tecnología se pretende revolucionar el rendimiento y el impacto medioambiental de los coches eléctricos.

Techrules es una compañía china centrada en la investigación y el desarrollo que ha presentado en Ginebra sus dos prototipos de superdeportivos que combina un motor de combustión y una microturbina que genera electricidad para recargar las baterías de litio-magnesio en solo 40 minutos, desarrollada bajo una patente denominada TREV (Turbine-Recharging Electric Vehicle).

De cara al futuro, la compañía china presentará prototipos más convencionales y utilitarios para el día a día pero para hacerse un hueco entre las marcas más reconocidas a optado por empezar presentando sus prototipos de deportivos y poniendo a temblar a la competencia dadas sus características de potencia y tiempo necesario de recarga.