La parrilla frontal puede tener distintos acabados, colores y diseños, en este caso, fibra de carbono.

Tras probar el Opel Adam Slam vimos lo divertido que puede ser un micro-urbano con cierta potencia. El Adam S es más de lo mismo, pero mejor. Se presenta como una alternativa directa al Abarth 595 y nos ofrece 150 CV turbo, tracción delantera, marchas cortas y diversión sin límites.

 

Coqueto, presumido, molón

Describir el Adam S no es sencillo. Por un lado es deportivo, por otro utilitario, y si pisamos a fondo el acelerador será juguetón. El diseño no deja indiferente a nadie. Pases por donde pases irás rompiendo cuellos, especialmente si eliges una configuración molona como la que hemos analizado.

Opel asegura que existen más de 80.000 combinaciones posibles de diseño para que nuestro Adam sea único, y por eso hemos diseñado el Adam S MonkyCars Ed. quizá algún día lo veamos por la calle. En el exterior podemos destacar el alerón, las grandes llantas de 18″ con pinzas rozas y un llamativo techo rojo, uno de tantos de los que hay disponibles para elegir.

 

El alerón es impactante, se comenta por los foros que aumenta unos 15 CV si el viento es dirección norte

El alerón es impactante, se comenta por los foros que aumenta unos 15 CV si el viento es dirección norte

Que no pare la fiesta, hablemos del interior

La decoración interior es completamente personalizable

La decoración interior es completamente personalizable

Más detalles, allá donde mires. Los acabados son buenos, con materiales de calidad y sin ruidos ni vibraciones independientemente del régimen de vueltas. Las plazas traseras son testimoniales, como cabía esperar, eso si, tapizadas en cuero y con un aspecto impoluto. El maletero es pequeño, muy pequeño, y más si compramos el pack avanzado de sonido, porque incluye un subwoofer que nos resta 75 litros de los 170 iniciales.

Vale, lo hemos pillado, está chulo ¿pero corre o no corre?

El Adam S corre, y corre bastante bien. En este modelo adapta el motor 1.4 turbo del resto de la gama para ofrecer 150 CV de potencia y 220 Nm de torque. El sonido del escape es discreto pero potente, curiosamente no tiene un tono racing como se podría esperar mirando la estética. Cabe destacar que pisando a fondo no corta, simplemente anula la inyección, por lo que olvidad la idea de petardear en reuniones de amigos.

Además del potente motor turbado, se han modificado suspensiones, neumáticos y ajustes de geometría para que además de ir rápido en linea recta, también podamos hacerlo en curvas. Hemos probado durante más de 600 km este pequeño deportivo y las sensaciones han sido buenas. La relación entre marchas es corta, y junto al rabioso tetracilíndrico turbado forma una combinación muy divertida. En aceleraciones fuertes cumple con lo prometido, y empuja con fuerza desde 1500 rpm hasta casi 7000 rpm. La caja de cambios tiene un recorrido medio y un tacto metálico agradable. El pomo es de cuero y podría ser algo más atractivo, aunque cumple perfectamente. Para conducción más relajada disponemos de una 5ª y 6ª que funcionan de maravilla en carretera a 120 km/h y permiten alcanzar consumos por debajo de 8 L/100km.

Los asientos tipo baquet están firmados por Recaro y son calefactables

En el eje delantero falta un diferencial mecánico, y se nota. El paso por curva es divertido, con cierta tendencia a subviraje en la entrada y facilidad para cruzar el culo si es lo que buscamos. Los frenos aprietan con fuerza y junto a los neumáticos anchos y deportivos hacen un trabajo fantástico. Ojalá pudiera expresaros lo genial que ha sido subir puertos de montaña con esta fiera. Sales de una curva cerrada, apuntas mirada al frente con cuidado de no encontrar un ciclista, engranas segunda marcha sueltas embrague y pisas a fondo. El motor reacciona rápido y obedece, sube de vueltas alegre como un perro con su hueso y justo antes de llegar a la siguiente curva frenas dejando la aguja rozando 7000 rpm. Tomas una trazada conservadora para evitar sustos y accidentes, relajas hombros, vuelves a meter segunda y sigues disfrutando del momento.

El resultado final no es malo, y se queda por debajo de modelos más deportivos como el Peugeot 208 GTi by PSP. No obstante, el Adam S deja un hueco en el mercado para una posible variante OPC que serviría para competir directamente contra el Abarth 695.

En montaña va bien ¿puedo usarlo a diario?

img_20160827_123559250

El Adam S está diseñado para devorar curvas mientras sonríes como un niño pequeño

Por supuesto, y es una de las cosas que más nos ha gustado. “Gracias” a que no es un OPC, podemos disfrutar del coche para ir al trabajo, a comprar el pan o incluso a hacer la compra. A bajas vueltas el motor es muy suave, la caja de cambios cómoda y podemos circular tranquilamente sin hacer ruido ni sufrir tirones por exceso de sensibilidad del acelerador. El maletero es muy pequeño, pero eso ya lo sabían en Opel, y el sistema para abatir los asientos es muy rápido y funcional. El consumo con conducción relajada es bajo, aproximadamente 8 L/100km en urbano y 6,5 L/100km en carretera.

Está genial, ¿cuanto me va a costar?

El Adam S tiene un rango de precios relativamente amplio. Con la configuración más básica lo podremos tener por 21.000€ según la web de Opel, aunque aplicando descuentos hemos logrado configurar el Adam S MonkyCars Ed. por menos de 20.000€ añadiendo prácticamente la totalidad de los extras que se ofrecen en el modelo.

Opel Adam S: Pequeño, rebelde, divertido
Diseño9.5
Habitabilidad7
Rendimiento9
Equipamiento8.5
Consumo8
A favor
  • Diseño
  • Personalización
  • Motor
En contra
  • Capacidad maletero
  • Precio
  • Compartimentos interiores
8.4Puntuación
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
7.0

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados