No siempre es verdad, pero así es el dicho, la belleza está en el interior. En el caso de este francés, que roza los 300 caballos gracias a un turbo que hace al motor THP de PSA-BMW de los más polivalentes del mercado -alcanza cifras desde 150 caballos en el caso del DS3 de Citröen, hasta 270 caballos como vemos en el caso del 308 GTi y del ya extinto RCZ R-, no es así.

¿Es un Golf? ¿Es un A3? ¡No! Es un 308.

Y es que el 308 GTi, por suerte o por desgracia (suerte en mi opinión), goza de un diseño muy germanizado, con unos faros traseros muy parecidos a lo que podemos ver en el Volks Golf y una frontal que de lejos y con los leds diurnos encendidos nos recuerda a un Mercedes Clase A en la silueta de los mismos.

El frontal sigue la línea de diseño que podemos ver en el 208, el RCZ y el 508, con una parrilla trapezoidal invertida, los leds de intermitentes debajo de ésta y unos faros que transmiten seriedad en su justa medida, con la tira de leds diurnos por encima de los focos, Full Led en el caso del GTi.

En el lateral nos encontramos con un faldón característico de esta versión, y a diferencia del 208 GTi, en el que encontramos una versión de 3 puertas, el 308 GTi carece de ella, aún así, no le resta deportividad, sino que le da un toque de practicidad, cosa que agradeceremos en el día a día.

En la trasera, como he mencionado antes, nos encontramos unos faros anchos, dos imponentes tubos de escape -en el caso del GTi- que rugen como fieras intentando escapar y gorgoteando cuando es preciso, todo envuelto en una melodía grave, acompañada por el sonido del turbo a cada acelerón, además de la potencia de este coche, el sonido es una de las mejores cosas que podremos encontrar en él. A diferencia del 208 GTi, el 308 no tiene alerón en su versión más potente, con lo entendemos que la marca francesa no ha querido hacer un coche tan llamativo ni rebelde como lo era aquella pelotilla, sino que se han centrado en hacer el coche apto para circuito y calle perfecto.

308 Gti back

Al interior le faltan botones, ¿no?

Bueno, ya sabemos que todo es relativo, así que eso dependerá de si te gustan los botones o no. En mi caso, prefiero botones físicos a teclas táctiles, son más rápidos y puedes tocarlos sin tener que apartar la vista de la carretera.

Uno de los grandes fallos que tiene este coche, en mi opinión, es la de tener el climatizador incluido en la pantalla táctil del salpicadero. No sabemos si por cuestión de diseño o de “practicidad”, pero es un hecho. Tener que quitar el navegador en un viaje para tener que cambiar la temperatura es un fastidio, no sabemos que se les pudo pasar por la cabeza a los ingenieros de la marca francesa.

Pero lo demás, el diseño del interior, con un salpicadero completamente limpio de botones, solo tendremos 5 en la consola central además de la ranura de cd’s y el ajuste del volumen, le dan un toque muy minimalista y sobrio, muy bien elegido el diseño de la parte delantera del habitáculo.

Si avanzamos algo hacia detras, nos toparemos con unos asientos que intentan ser unos semibaquets, pero que no son tan radicales como los del 208 GTi by PSP, son cómodos y encima tienen función de masaje, que más se les puede pedir. Las plazas traseras también son cómodas, como cualquier compacto del segmento C, sin más. Cabe una persona de 1.80 perfectamente, y aunque obviamente no es una berlina en la que ir excepcionalmente agusto en viajes largos, el espacio es notable.

Por último el maletero, es una de las cosas que más agradezco en un deportivo como este GTi, que podamos meternos a un circuito, darle bastante caña y pasárnoslo muy bien, y por contra parte, poder circular por la ciudad sin ninguna molestia de espacio.

270 caballos, vaya bestialidad.

No, no es ninguna bestialidad teniendo en cuenta que su competencia, los León Cupra, Ford Focus ST, Megane RS y demás compactos del C vitaminados siguen esa línea, ¡pero menuda linea!

En el aspecto técnico, el 308 GTi se propulsa gracias al motor 1.6 THP desarrollado por la PSA y BMW, en definitiva es el mismo que el 208 GTi, con un turbo más cargado, con lo que los franceses pueden sacar 62 caballos más. El motor aporta 330 Nm de empuje, y acelera de 0 a 100 en 6 segundos exactos, más o menos, como lo hace su competencia. Se le suma a todo que el colector de escape está fabricado en acero para poder soportar temperaturas de hasta 1.000ºC.

ModeloPotenciaAceleración (0 – 100 km/h)Precio
Peugeot 308 GTi270 cv6 segundos 32.850 €
Seat León Cupra290 cv5,9 segundos34.050 €
Ford Focus ST250 cv6,5 segundos 29.275 €
Renault Megane RS 2014275 cv5,8 segundos33.930 €

Los 270 caballos del 308 GTi empujan genial desde las revoluciones bajas.

Viendo la tabla de comparativas con sus principales rivales, se queda en una posición intermedia, teniendo en cuenta que el único rival más o menos igualado por fecha de lanzamiento y potencia es el Seat, ya que el Focus se queda atrás en rendimiento y el Megane es la versión de hace 2 años –podríamos haber incluido el Astra OPC pero también es una versión antigua (2013) que está esperando un restyling próximo-.

En sensaciones de conducción, el 308 GTi escala velocidades muy rápidamente, pudiendo ir en 4ª a 140 km/h perfectamente, haciendo que aún queden dos cambios más, con el fin de alcanzar los 250 km/h a los que está limitado. Podremos sacar todo su jugo en un circuito, ya que en la calle siempre deberemos respetar los límites de velocidad. En temas de chasis, se nota que Peugeot ha hecho un buen trabajo de puesta a punto, ya que para pesar casi 1.205 kilos (obteniendo una relación peso/potencia de 4,46 kg/cv), el coche se agarra perfectamente al asfalto, también ayudado por un diferencial mecánico autoblocante de tipo Torsen –solo disponible en la versión de 270 caballos-.

El esqueleto del 308 GTi

De hecho la suspensión vertical delantera ha sido diseñada específicamente para este coche, y la barra estabilizadora es más elástica, con el fin de logra un gran equilibrio en el eje trasero. En el eje delantero encontramos una suspensión pseudo-MacPherson, que funciona con precisión, al igual que la barra de torsión trasera, que se ajusta perfectamente. La barra estabilizadora delantera es semi hueca y los triángulos delanteros son de aluminio, todo pensando en la ligereza del coche.

Además de todos estos elementos que están diseñados para que el rendimiento del coche sea excepcional, también necesita unos frenos lo suficientemente potentes para parar toda esa fuera, y para ello Peugeot ha dotado al 308 GTi de unos discos delanteros ventilados de 380 mm, montados sobre una pieza de aluminio y sujetados por 4 pistones, y unos traseros de 268 mm.

¿De equipamiento cómo anda?

Al ser la versión GTi, trae todos los packs de equipamiento del 308 de base, a excepción del techo panorámico, el HiFi marca Denon, la cámara de visión trasera (por la cual habrá que desembolsar 166€, curioso que no esté incluida) y la pintura Coupe Franche de la versión de prueba.

Todo lo demás, asientos delanteros baquets con masaje, calefacción, regulación lumbar y de altura; climatizador bi-zona, función Stop&Start, reposabrazos central, todo el pack de diseño exterior característico del GTi como la doble salida de escape o los faros Full LED, están incluidos en el pack del 308 GTi. También cuenta con detector de obstáculos delantero y trasero, y regulador de velocidad con limitador.

lateral-308 gti

Seguro que consume como todos los deportivos.

Obviamente, si estás buscando un coche con estas prestaciones, te recomiendo que dejes de lado los datos de consumo, pero aquí en Monky Cars te los damos por si quieres saberlos. Las cifras de consumo no son muy altas, la verdad que es una de las cosas que más nos han sorprendido para bien en este 308 GTi, y se agradece que los consumos sean comedidos.

ModeloConsumo UrbanoConsumo ExtraurbanoConsumo Mixto
Peugeot 308 GTi8,1 l/100 km4,9 l/100 km6,0 l/100 km
Seat León Cupra 290 cv8,3 l/100 km5,4 l/100 km6,5 l/100 km
Ford Focus ST8,8 l/100 km5,7 l/100 km6,8 l/100 km
Renault Megane RS 20149,8 l/ 100 km6,2 l/100 km

Sin duda, y como podéis observar, el Peugeot 308 GTi tiene un consumo excelente para su segmento y el tipo de coche que es.

Hablemos de precio, cuanto me voy a gastar.

La unidad que probamos nosotros, que fue el 308 GTi de 270 caballos (+2.500€) con la pintura Coupe Franche (+966.51€) más un paquete que incluía Peugeot Connect (+457.28 €) cuesta 34.970 € sobre un precio base de 32.850 € para la versión más potente, la de 270 caballos. La versión de 250 caballos sin el diferencial autoblocante Torsen se quedaría en los 30.350 €, sería esta la versión más barata.

Peugeot 308 GTi: la belleza está en el interior
Diseño8.5
Habitabilidad9
Rendimiento9.5
Equipamiento9
Consumo10
A favor
  • Consumo
  • Puesta a punto
  • Habitabilidad
En contra
  • Climatizador
  • Botón aparcamiento
  • Consola central vacía
9.2Puntuación
Puntuación de los lectores: (13 Votes)
8.1

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados