El Subaru Outback pretende ser una alternativa a la moda SUV en la que nos encontramos, o mejor dicho, comprarse un SUV es una alternativa al Subaru Outback, ya que en 1995 Subaru presentó el primer turismo con aires aventureros. Por esa época, yo apenas tenía 1 año, no me acuerdo bien de lo que pudo suponer la introducción del Outback por esos años, pero lo que si consiguió, fue inaugurar un nuevo tipo de automóvil.

Y esto quizá, sea lo que más me gusta de Subaru, su filosofía. Todas estas decisiones han ido creando la base de lo que es Subaru hoy en día. Se trata de innovar, crear una idea o producto diferente al resto, y una vez conseguido, mejorarlo generación tras generación.

La primera impresión al abrir la puerta del Subaru Outback, fue una agradable bofetada de olor a cuero que me agarró y me sentó en el coche. Inmediatamente cerré la puerta y me dí cuenta del nivel de aislamiento del coche. Lo siguiente fue arrancarlo, y para mi sorpresa, ese magnífico sonido era de un 2.5 gasolina Boxer.

”El Outback es el resultado de la evolución de estas tres ideas, apuesta por un diseño Off-road, tracción integral y motor boxer”

Diseño exterior a la orden del día

Empecemos por su diseño exterior, a primera vista parece un coche más grande de lo que es, mide 4,81 metros, pero aun así, se sitúa por delante de rivales como el A4 Allroad (4,75 metros ), Volvo V60 Cross Country (4,64 metros) y por detrás de Audi A6 Allroad (4,94 metros ) y Mercedes clase E All-Terrain (4,95 metros).

Exacto, por medidas podríamos decir que te llevarías un coche situado en un punto intermedio, pero que en cuanto a comportamiento, no tiene nada que envidiar a coches más caros. Tiene un diseño que gusta, que no quiere destacar, pero sus marcadas líneas en el capó y que continúan por el lateral le dan un aspecto muy musculoso. En conclusión, me encanta el aspecto aventurero, que envuelve al Outback en cada milímetro.

La altura es de 1,61 metros, que junto a sus 20cm de altura libre respecto al suelo, dan la impresión de ser un coche mucho más robusto. Os dejo una tabla comparativa de la altura del Outback junto a otros modelos.

Marca/Modelo Altura libre (cm)
Toyota Land Cruiser 22
Mercedes Benz GLE 19
Bmw X5 21
Range Rover Sport 21
Volvo XC90 23
Masserati Levante 20
Seat Ateca 18
Audi Q5 20
Nissan Qashqai 18

“Las medidas parecen de auténtico todoterreno.”

Las medidas solo dan puntos a favor hacia el Outback. En resumidas cuentas, una increíble distancia entre ejes, una muy buena distancia libre al suelo, y un maletero de 512L confirman, que estamos ante un coche con una estupenda habitabilidad, y lo que parece un buen comportamiento Off-road.

Diseño interior, básico pero muy renovado

En el interior se puede decir que Subaru ha dado un salto respecto a su generación anterior. Pero en este apartado, no puede ni acercarse a lo alemanes, el diseño del interior es muy convencional y quizá pueda parecer algo antiguo. Los asientos de cuero forman parte del equipamiento de serie del acabado Executive Plus, y aparte de estar calefactados, son eléctricos y cuentan con función memoria. De los asientos, tengo que decir que son muy cómodos, quizá de lo mejor que he probado.

En cuanto a la conectividad y diseño de la pantalla central, se nota que Subaru no ha puesto mucho esmero. El diseño es un poco soso comparado con los alemanes al igual que su funcionamiento. La pantalla es de 7 ” en toda la gama y cuenta con navegador de serie menos en la versión de acceso.

Quizás lo que menos me ha gustado ha sido navegar por los menús, es muy tedioso y farragoso. Poner el navegador puede llegar a ser un desafío, y si a esto le sumas que tarda medio segundo en reaccionar y que refleja al 120% la luz solar, se te pueden quitar las ganas de poner el navegador. Por el contrario, se puede decir que cumple con su objetivo, pone a tu disposición lo que puede pedir un usuario normal, un navegador que funcione, conectividad Android, iOS, Bluetooth…

Mucha tecnología, y de gran calidad

Se puede decir que el gran cambio que ha dado el Subaru Outback respecto a la generación anterior, ha sido en el apartado de tecnología y de seguridad. Lo más increíble es que la mayoría del equipamiento va incluido de serie, menos el sistema de navegación en su versión más accesible, la Sport.

Esa botonería es la culpable del gran avance tecnológico del que hablo, tenemos asistente de cambio involuntario de carril, avisador de ángulo muerto, aviso por colisión con frenada de emergencia en caso de una posible colisión, aviso de arranque del vehículo precedente…

Lo más interesante de esto, es que aparte de estar incluidos en el equipamiento de serie,funcionan realmente bien. Se nota el desarrollo que Subaru ha hecho en esta tecnología y el dinero que ha invertido en su elaboración. Por otro lado, una cámara estereoscópica situada en el la luneta es la culpable del impecable funcionamiento de esta tecnología.

Una cámara estereoscópica es una cámara con dos ópticas que imita la visión humana. Una centralita une las dos imágenes en una al igual que nuestro cerebro, hasta poder reproducir gráficos en 3D. Mediante este sistema se reconocen todo tipo de objetos, coches, personas, ciclistas…Este sistema se llama EyeSight, y como he comentado, viene de serie en toda la gama Outback.

A esto, hay que añadirle la cantidad de sensores repartidos por todo el vehículo, y la cámara de visión trasera con una excelente definición incluso de noche. Al introducir la posición R, nos muestra en la pantalla de 7″ lo que se encuentra detrás. Además, el sistema también te avisa, en caso de que estés dando marcha atrás mientras otro coche o peatón se acerque, y no sea visible.

Pero todavía no hemos acabado. Toda la gama incluye de serie control de crucero adaptativo, que también ayudado por la cámara estereoscópica, ayuda a reconocer al vehículo que va delante nuestra y a mantener una distancia de seguridad con él. Distancia que podemos regular y que explico en este vídeo.

Comportamiento excelente, en cualquier terreno

Off-road

Tengo que decir que durante los días de prueba tuve bastante suerte con la climatología, no paró ni de llover ni de nevar. Finalmente, no se me ocurrió mejor plan que meterlo por auténticos barrizales. La tracción integral es realmente efectiva en este tipo de terrenos, con solo pulsar un botón activaremos el X-mode y el control de descenso de pendientes. En este modo, el Subaru Outback llega a controlar de manera autónoma el uso del freno en caso necesario, así como un reparto del par más exhaustivo, dosificando el acelerador, actuando directamente sobre la mariposa de admisión.

Me hubiera gustado poder llevar unas ruedas más aptas para este tipo de terreno, con las que estoy seguro que podría haber aparecido en cualquier lugar. Aun así, pude conseguir la foto que tanto deseaba. Mi sorpresa llegó cuando vi mis zapatillas totalmente embarradas, y decidí meterlas en el maletero.

Resulta que el Subaru Outback tenía una cubierta de caucho que recubre todo el maletero para no mancharlo. En este momento, me dí cuenta del nivel de atención y desarrollo que los ingenieros habían puesto en el Subaru. Me encanta que las marcas tengan en cuenta incluso, pequeños detalles.

Otro extra del que ya hemos hablado en el vídeo y que también viene incluido en toda la gama, es el S-I drive. Se podría decir que es el típico selector de modos de conducción, siendo la “S” Sport que no hace falta explicar e “I” intelligent con el que lógicamente tenemos aceleraciones más progresivas y consumos algo más contenidos. Si bien tenemos un 2.5 de 175 cv, su aceleración no te va a pegar al asiento ni pulsando el modo Sport. Esto es debido, a que la caja de cambios automática es una CVT, pero que si por algo que se caracterizar es por su bajo peso y su linealidad. Un punto negativo de la motorización del Subaru Outback, es que solo hay disponibles dos motores, un 2.0 turbo diesel de 150 CV y el 2.5 gasolina de 175 CV.

Esta linealidad, lastra un poco las prestaciones a cambio de confort. El uso de la CVT, tampoco otorga un consumo envidiable, ya que en uso normal las medias rondan los 9.0 L/100 KM. Un consumo ligeramente alto, pero nada escandaloso, recuerda que llevamos un 2.5 gasolina y tracción integral.

En carretera

Quizá aquí es donde más me ha sorprendido el Outback, la tracción integral no solo sirve para meterte por caminos complicados, también es seguridad. Subaru presume de que el principal objetivo de su tracción integral es que cualquier usuario, sea cual sea su nivel de pericia al volante, pueda conducir por vías en malas condiciones. Mientras tanto, los kilómetros fueron pasando y el Subaru Outback me iba convenciendo cada vez más.

La calidad de rodadura es increíble, esto se debe a la tracción integral y al motor bóxer. Subaru llama a su tracción integral Symmetrical AWD, la razón de este nombre es que si pones el motor boxer y todo el sistema de transmisión en un mismo plano horizontal da como resultado una simetría en todos sus elementos.

Como se puede ver los motores transversales y en V alteran la simetría del lado izquierdo y derecho en comparación con la Symmetrical AWD. Si a esto le juntamos que el motor boxer por su peculiar modo de funcionamiento baja el centro de gravedad, tendríamos que tener una agilidad propia de un coche más bajo. A priori, puede parecer una chorrada, yo lo pensaba, ¡pero no lo es!

Cuando estás conduciendo el Outback, tienes una sensación de que el coche va arrastrándose, dándote muchísima confianza para enlazar curvas. Todo está desarrollado para funcionar en conjunto, la tracción integral no sería tan buena sin la disposición del motor bóxer y a su vez la conducción no sería tan efectiva sin la tracción integral. Se necesitan entre ellos, no pueden vivir el uno sin el otro.

Pero todas estas sensaciones acaban de empezar, el tacto de la dirección es exquisito, y la agilidad del conjunto abrumadora. El control dinámico del vehículo también juega un papel crucial, que junto al control vectorial del par, se encarga de frenar las ruedas interiores mientras estás en la curva, facilitando el giro. El resultado es un increíble paso por curva, cuya motricidad te permite acelerar incluso antes de llegar al vértice de la curva, que si le unes el característico sonido del motor boxer gasolina, se te quitan las ganas incluso de frenar.

Otra función muy interesante de esta técnica, es que en caso de una posible colisión, y ante el giro brusco del volante, el propio sistema llega a reconocer mediante la famosa cámara estereoscópica el peligro, después el control dinámico se encarga de frenar las ruedas interiores para facilitar el giro, y evitar una posible colisión.

Me parece fascinante como Subaru utiliza su tracción integral para salvar vidas. Ya voy entendiendo más, la intención que tenía Subaru por desarrollar una tracción integral, que permita a cualquiera sea cual sea su nivel al volante, evitar un posible accidente y conducir seguro. Pienso que estos son los factores que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un coche y no si la pantalla es sosa, o el sistema de navegación es complicado. Es lógico, ¿no?

Conclusión…Tres palabras: polivalencia, emoción y seguridad

Cuando ves las ventas que hace Subaru en el mercado español, te das cuenta de la poca conciencia automovilística que hay en este país. Subaru vendió en 2017 2.212 unidades, 128 menos de las que hizo Porsche, o casi 18.000 menos de las que hizo Renault simplemente con el Kaptur. Sinceramente no se que es lo que valora la gente a la hora de comprar un coche, pero desde luego no están bien informados. Como dato, añado que el Subaru Outback parte de 29.900 € en su versión más económica.

El Subaru Outback hace todo sobresaliente, pero es el gran desconocido, al igual que lo que seguramente pase con el resto de la gama Subaru. Hace unos días leí por internet, que los Subaru se vendían tan poco, porque eran coches de ingeniero. Después de esta prueba, lo he entendido todo. La puesta a punto del Subaru Outback es solo perceptible para alguien que busca algo más en un coche, alguien que no le da tanta importancia un panel virtual, Wi-Fi, o subir el volumen girando el dedo. Si buscas interiores futuristas, y gadgtets de modernos, no es tu coche.

Cuando estás al volante del Outback, te das cuenta de que todas esas modernidades pasan a un segundo plano, porque solo el que lo conduce sabe el trabajo que hay detrás de su puesta a punto. Con el Subaru Outback no vas a presumir con tu cuñado del coche que te has comprado. Porque solo tú! Sabes lo que hay detrás y solo tú, sabes que es el mejor coche que te podrías haber comprado.

En fin, un coche muy recomendable que reúne todo lo que se puede pedir en un vehículo. Con un gran equipamiento y tecnología, además de una puesta a punto perfecta que emana sensaciones deportivas. Subaru ha acertado con este coche, aunque desgraciadamente no se vea reflejado en sus ventas.

  • 9.5/10
    Diseño Exterior - 9.5/10
  • 7/10
    Diseño Interior - 7/10
  • 9/10
    Plazas delanteras - 9/10
  • 9.5/10
    Plazas traseras - 9.5/10
  • 8.5/10
    Maletero - 8.5/10
  • 7.5/10
    Rendimiento - 7.5/10
  • 7/10
    Consumos - 7/10
  • 10/10
    Equipamiento - 10/10
  • 10/10
    Precio - 10/10

Resumen

El Subaru Outback nos ha encantado, tanto por su habitabilidad como por sus sensaciones y polivalencia. Un coche que realmente hace todo bien, y en el que Subaru ha querido que siga la filosofía de la marca.

Prueba Subaru Outback 2.5 175CV Lineartronic: El rey en el norte
A favor
  • Dinámica espectacular
  • Tecnología y equipamiento de serie
  • Habitabilidad y calidad de rodadura excepcionales
En contra
  • Pocas motorizaciones disponibles
  • Cambio CVT
  • Sistema de navegación anticuado
8.7Puntuación