Gracias a una colaboración con AutoScout24 hemos podido probar el Mokka X antes de su comercialización y te contamos nuestras primeras impresiones.

Opel continúa mejorando sus modelos y renueva las líneas de diseño del Mokka para rejuvenecer uno de sus best sellers estos últimos años. Lo primero que llama la atención es su frontal, claramente diferenciado del diseño anterior y con unos faros LED que definen y marcan la personalidad del modelo. La trasera también recibe una actualización y, al igual que la mayoría de modelos en Opel, incorpora unas ópticas LED traseras con forma de flecha. Junto a los nuevos faros, se añaden pequeñas modificaciones en los parachoques y luce nuevos diseños para las llantas. Como podréis observar en las imágenes, y a pesar de no haber sufrido grandes cambios, el resultado general es notable.

Si entramos en el nuevo Mokka X seguiremos descubriendo novedades. Se ha rediseñado por completo el salpicadero y incorporado una pantalla de 8″ con Android Auto y Apple CarPlay. Los materiales de la consola central, así como volante y asientos se han mejorado notablemente, generando un ambiente más refinado y una percepción general de mayor calidad.

El cuanto a equipamiento y seguridad Opel mantiene su apuesta por On Star además de una gran variedad de sensores y sistemas para evitar la salida involuntaria del carril, el choche frontal por alcance o la somnolencia al volante.

En líneas generales, el nuevo Mokka X captura la esencia del modelo anterior y lo mejora en todos los aspectos. Además, incorpora una tracción integral selectiva que distribuye el par entre los ejes según las necesidades de conducción. Los precios del modelo se mantienen respecto a la generación anterior y lo podremos encontrar con motorización 1.6 CDTi Diésel de 136 CV y uno de gasolina 1.4 Turbo 140 CV a la espera de un modelo Diésel de 110 CV que formará la gama de acceso y llegará próximamente a los concesionarios.

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados