Hace un tiempo mi compañero Jesús os presentaba dos modelos del fabricante francés Mash, la Five Hundred y la Dirt Track 125. Si leísteis ambas pruebas, cosa que si no habéis hecho ya, os recomiendo, llegaba a una conclusión que podréis leer también en esta prueba.

No hay ninguna duda de que si te gustan las motos estilo café racer y no tienes el carnet A2, la Mash Cafe Racer 125 puede ser una elección a tener en cuenta, pero te interesa saber más de esta moto, yo que tú me quedaba, porque no todo es tan bonito como parece. 

Mash Cafe Racer 125

Pero…¿y esa preciosidad?

Nos ponemos en situación. Si estás aquí es porque probablemente el estilo café racer que tan de moda se ha puesto últimamente te llama, al menos, la atención. Personalmente creo que es un diseño que aúna la modernidad con lo retro y que le sienta muy bien al estilo motero.

La Mash Cafe Racer cumple a la perfección los estándares de esta tendencia. Su aspecto es completamente el de una moto antigua gracias, en parte, al depósito, el cual parece hecho a mano por la simpleza que presenta, y a su asiento, realizado en símil de cuero.

Mash Cafe Racer 125

Por otro lado, su postura es relajada tirando a racing. Me explico. Debido a que cuenta con semi-manillar, nos será obligatorio echarnos para adelante como si de una R se tratase, aunque si mides 1,80, como es mi caso, podrás ir algo más relajado que en las motos deportivas.

Hablando de alturas. En mi caso no he tenido ningún problema en llegar al suelo con ambos pies, y aunque no he llegado a probarlo, estoy seguro que gente más menuda podrá tocar el suelo sin ningún tipo de problema, ya que cuenta con una altura de asiento de 78 centímetros. Por otro lado, es una moto estrecha, lo que contribuye a que «el problema de las alturas» sea erradicado por completo.

Dicen que la belleza está en el interior

Mash Cafe Racer 125

En el caso de la Mash Cafe Racer 125 no lo tendría del todo claro, ya que si en el exterior es una moto preciosa que llama mucho la atención por su estética, en el interior (es decir, en la parte motor), la cosa cambia…y mucho.

Mash es un fabricante de motos francés nacido en 2014. Está claro que no cuenta con toda la estructura de marca que otras firmas como Honda, Yamaha o Kawasaki. Es por ello que, a pesar de que la marca es francesa, toda la fabricación se realiza en China. Hasta aquí todo claro. El problema de esta firma gala, y que ha sido evidente en todos los modelos que llevamos hasta ahora probados, es que su mecánica dista mucho de su estética.

Mash Cafe Racer 125

Si bien la Mash Cafe Racer 125 es una moto de 125 cuyo motor responde con solvencia a las necesidades dentro de la ciudad, su caja de cambios se llevó toda mi decepción durante el tiempo que pude probarla.

Empecemos por partes. Como he dicho, el monocilíndrico que incorpora esta unidad aporta 11,5 CV, lo que lo hace ideal para recorridos urbanos, y no muy indicado para salir de ruta fuera de la ciudad. Pero esta moto no está centrada en eso. A pesar de ello, el motor ofrecía unas vibraciones bastante molestas que eran más que evidentes al alcanzar el pico de potencia, en torno a las 8.500 vueltas.

Por otro lado, y la parte que más me decepcionó, fue su caja de cambios. No sé si fue problema de la unidad de pruebas en específico, pero el cambiar de marchas se convirtió más en un martirio que en el momento de placer que todo motero siente al engranar una nueva velocidad. Su funcionamiento era errático y me costó más de una vez volver a coger el embrague para repetir el proceso. Todo esto aderezado por las tosquedad del sistema.

Sin duda, la parte motor de la Mash Cafe Racer 125 es el punto negro que la firma francesa debería arreglar cuanto antes, porque, al menos en mi caso, enturbió todo ese bonito diseño exterior con el funcionamiento del conjunto de motor, en concreto por la caja de cambios.

Conclusión

Mash Cafe Racer 125

De primeras no puedo considerar la Mash Cafe Racer 125 como una buena opción para esta cilindrada. Si bien es cierto que su precio es comedido, 2.645 euros a la hora de realizar esta prueba, su funcionamiento no es el más adecuado para alguien que quiere entrar en el mundo del motociclismo debido a la tosquedad del conjunto motor y, sobre todo, a su caja de cambios.

Por otro lado, si te gusta mucho su diseño y quieres tener una moto para andar por la ciudad o ir al trabajo sin gastarte mucho dinero, puede llegar a ser una buena opción teniendo en cuenta lo que durante esta prueba te he contado. Aunque antes que nada, lo óptimo sería probarla, y si te animas, contarnos qué te ha parecido la experiencia.

Galería Mash Café Racer 125

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados