Peugeot ha anunciado la llegada de la versión familiar para su 508, el Peugeot 508 SW, poco tiempo después de que se presentara la versión berlina en el Salón de Ginebra. Aunque todavía tendremos que esperar varios meses para que se efectúe su comercialización, la marca del león ha puesto a disposición varias imágenes y datos sobre este esperado modelo. Y con esperado, me refiero a que estoy entusiasmado por poder verlo rodar en las calles.

El 508 SW utiliza la plataforma EMP2 de PSA, que utiliza casi toda la gama PSA y que no utiliza el insignia. Recordamos que el insignia, pese a ser puesto en venta tras la unión PSA-Opel, utiliza la plataforma E2 de GM. En cuanto a cotas, el 508 SW tiene un maletero de 530 L, y podemos decir que se queda un poco atrás si lo comparamos con la competencia. También podemos añadir, que mide 4,78 m, y que la altura de la carrocería se ha visto reducida en 6 cm respecto a la generación anterior.

Exterior

Su diseño exterior es moderno y sobre todo atrevido. Peugeot ha querido llamar la atención de sus futuros compradores, y lo ha dotado de personalidad exterior e interior. La línea del 508 SW está muy refinada, y la caída del techo, ayuda a dar un toque más dinámico al conjunto. Al igual que en la versión berlina, los peculiares faros delanteros que van a ser un icono del 508, están prolongados con una muesca, que podríamos decir que imita un “zarpazo”, hasta casi el final del paragolpes.

Los faros traseros, también son un “copia y pega” de la berlina. Esto es debido a la fuerte inversión que supone diseñar unos faros FULL LED, con un efecto tridimensional, visto sólo antes, en las últimas aportaciones a la gama Audi, como son los recientes A7, A6 avant, y A8. La pronunciada caída del techo, (que conste que según la información de la marca no perjudica a la habitabilidad), la unión cromada de los pilotos traseros, y la salida de escape doble, lo colocan como una opción muy apetecible, y lo dotan de un aspecto muy futurista.

Interior y tecnología

En el interior, la calidad es el adjetivo con el que Peugeot ha querido plasmar en el 508. Destaca un puesto de conducción que invita a conducir, un volante compacto como ya estamos acostumbrados en Peugeot, y un diseño creativo y diferente al resto. A priori, muy por encima de lo que se ofrece en el segmento y con una gran calidad de todos los mandos y controles. También se ha mejorado el i-Cockpit, que ya pudimos probar en MonkyCars en el 5008 y al que se le podía achacar cierta falta de definición, si lo comparábamos con Audi.

La pantalla central puede ser opcionalmente de 10″, con sistema de navegación 3D y todo tipo de conexión inalámbrica con el teléfono móvil. Destacar también una gran oferta de tecnología, asistentes a la conducción y aparcamiento, así como la posibilidad de equipar una suspensión pilotada.

Motorizaciones

La gama mecánica tendrá varias opciones, y a expensas de una opción híbrida enchufable, la gama mecánica la completarán; dos motores de gasolina de 180 CV y 225 CV, y tres diésel de 130 CV, 160 CV, y 180 CV. Sorprendentemente todas las motorizaciones, menos la de 130 CV, irán acompañadas de una caja de cambios automática de 8 velocidades. En nuestro mercado está disponible a principios de 2019 con cuatro acabados: Active, Allure, GT-Line, GT. Y por el momento, no se ha confirmado que vaya a existir una versión campera RXH, como existía en la anterior generación.

En resumen, su gran personalidad en el diseño exterior, y un muy buen aspecto de calidad interior, sitúa al 508 muy cerca de las marcas más premium o incluso entre ellas. ¿Habrá una versión más potente con el motor del 308 GTI? ¿Conseguirá complicar las ventas a los alemanes? Tocará esperar para verlo.