Subaru, apuesta todo en un mercado cuyos principios son económicos. A pesar de esto, Subaru ha colocado una piedra más en el pilar de los coches con fundamento y le ha apellidado Levorg. Pero ¿De donde viene Levorg?. Este nombre de complicada pronunciación significa, (Le)gacy Re(vo)lution Tou(r)in(g). Y viene a ponerle las cosas difíciles a coches como el Mercedes CLA Shooting Brake.

El Subaru Levorg nació como sustituto del Subaru Legacy, el cuál tuvo un desastroso numero de ventas. Pero Subaru no se ha intimidado ni por las malas ventas del Legacy, ni por las modas. A groso modo, el Levorg sigue un camino diferente. Seguramente podría estar el nº 1 en tu lista de coches si eres un tipo pragmático y te gustan los coches con esencia. Reconozco que argumentos no le faltan: diseño espectacular, gran habitabilidad, polivalencia, efectivo y con un gran número de extras. Todo desde 29.900€, así que te animo a que te montes con nosotros y disfrutes esta prueba.

Diseño exterior lleno de identidad

El Levorg mide 4,69 metros, puede no parecer demasiado grande, pero es un hecho que agradeces cuando te mueves con él. De todos modos, las musculosas y agresivas líneas que marcan toda carrocería hacen al Levorg aparentemente más grande.

El morro del Levorg es enamoradizo, es prácticamente un WRX al que se le ha implantado una carrocería familiar. El paragolpes delantero está muy marcado entre el antiniebla y el faro, al que envuelve hasta desaparecer en la aleta. Por otro lado, la inmensa toma de aire en el capó, es la protagonista de las miradas en los pasos de cebra. Quizá la gente se asuste y piense que se acabe el mundo si mete una parte de su cuerpo en la nariz del Levorg. Si te ocurre eso, seguramente sea de los coches que te quita el aliento cuando lo ves. Aliento, que estará utilizando para refrigerar su intercooler.

 

Enorme toma en el capó

“Ahora seguramente estés con la boca abierta, así que te recomiendo que la cierres y nos vayamos al lateral.”

Dejando de lado los nuevos y abultados paragolpes delanteros, nos dirigimos a los prominentes faldones laterales. Con ellos, el Levorg hace un guiño a todos los “Subaristas”. Las llantas bitono de 18″ (que vienen de serie en el acabado Executive Plus), el inmenso spoiler trasero, los retrovisores de color metalizado, la poca altura libre al suelo suelo y las marcadas líneas de su carrocería te llevan a pensar que la tracción integral de Subaru, no solo sirve para atravesar lo que aparezca de por medio. La tracción integral también es seguridad y eficacia. Concretando, es mirarlo y el cuerpo me pide marcha, enlazar curvas y asfalto, mucho asfalto. ¿No te pasa lo mismo?

Si la delantera tenía aspecto de WRX, la trasera se conforma con parecerse a su hermano más civilizado, el Outback. El prominente alerón trasero del que hablamos y la doble salida de escape cierran el diseño de este apreciado plato japonés.

“En diseño exterior no hay dudas, si te consideras un auténtico Subarista, el diseño exterior te puede llevar a un estado climax”

Interior robusto y habitabilidad excelente

Si en el apartado exterior comentábamos que Subaru seguía una opción distinta, con el diseño interior descarrilamos. Los ajustes y la elaboración del interior son de gran calidad. Cuando te sientas, la sensación es de un interior muy sólido y con materiales muy agradables al tacto. Dos ingredientes fundamentales para la elaboración de un interior infatigable al paso de los años.

Puertas revestidas en piel.

Los asientos (con calefacción) son de cuero, los pedales de aluminio, la consola está forrada en negro piano, y el volante está achatado y forrado en piel. El interior, siempre había sido un defecto en los coches japoneses, pero los materiales y las costuras azules perfeccionan aun más el interior.

“La piel y las costuras azules en el pomo, volante, puertas, asientos y en si en todo el habitáculo, me obligan a darle una bofetada al próximo que diga que los japoneses hacen interiores pobres”

 

Interior luminoso 

 

En el centro, se encuentra la pantalla de navegación con el complicado, detestable y aburrido sistema de navegación que ya probamos en el Outback. La pantalla de 7″ si bien es lenta y utiliza un sistema muy anticuado en comparación con los alemanes, nos ofrece todo lo que se le puede pedir: Navegación, control por voz, conectividad Android e IOs…

En el salpicadero, tenemos una segunda pantalla heredada de la instrumentación clásica de Subaru. Si te gusta el ambiente macarra, no pasarás desapercibido con los gráficos sobre la temperatura del aceite, presión del turbo e incluso con el grado de giro de las ruedas. Una función que me impresionó, es que si pulsas el mando colocado entre las rejillas de ventilación hacia dentro (botón view), en la pantalla se te muestra lo que hay delante del coche. Muy útil si te surge meter el pequeño Levorg por algún camino, ya que su altura no es adecuada para el Offroad.

Camara frontal

La habitabilidad del Levorg es excelente para no llegar a los 4´70 de largo. El habitáculo es amplio y podrán viajar sin problemas 5 adultos. Lo mismo ocurre con el maletero, los 522L son más que suficientes para cualquier viaje vacacional. En esta tabla os muestro la comparativa del maletero del Levorg con otros modelos incluso más grandes.

Marca/Modelo Longitud (m) Maletero (L) Anchura (m)
Subaru Levorg 4,69 522 1,78
Audi A4 Avant 4,725 505 1,842
Mercedes Clase C Estate 4,702 490 1,810
BMW serie 3 Touring 4,624 495 1,811
Volkswagen Golf Variant 4,567 605 1,799
Hyunday i40-SW 4,775 553 1,815
Volvo V60 4,626 430 1,865
Mercedes CLA Shooting Brake 4,64 495 1,77

 

Como vemos en la tabla, el Rey en cuanto a capacidad del maletero es el Golf Variant. Pero dejando de lado las posibles Sweet`s que algunos fabricantes introducen en el maletero, Subaru te deja a disposición 522 L con kit antipinchazos bajo el piso. Como dato interesante, la capacidad del maletero podría ser incluso mayor, pero por el hecho de que este coche es tracción integral y necesita un eje motriz en el eje trasero, se hace necesario poner un diferencial trasero. El cuál, obviamente ocupa parte del maletero.

Lo mismo ocurre con la sofisticada suspensión trasera multibrazo que los ingenieros han introducido en el Levorg. Es de los únicos fabricantes que recurre a este tipo de suspensión debido a su mayor coste. Su mayor complejidad y sostificación también perjudican la capacidad del maletero, ya que necesita más espacio para su disposición.

Maletero Subaru Levorg y doble salida de escape

Experiencia de conducción y tecnología en el Levorg

El apartado de conducción reconozco que me sembraba varios interrogantes; Primero, porque quería comprobar si realmente sería capar de superar la pasión que el Outback revelaba, segundo porque su estética irradia altas aptitudes deportivas, muy por encima del Outback.

Al sentarte, la sensación es de un coche diferente. Cuesta habituarte, pero es una sensación especial. Los ojos se te abren cuando percibes tal cantidad de mandos, controles, pantallas y luces. Mientras tanto, los asientos de un duro tacto complican aceptar tantas sensaciones tan diferentes y fuera de lo común ( no me quiero imaginar el WRX).

Plazas delanteras Subaru Levorg

El volante es compacto y está achatado. El tacto es increíble, al igual que casi todo el interior. Aún así, me provoca sensación de tristeza cada vez que miro el pomo del cambio, que igualmente está forrado en piel y tiene el mismo tacto excelente. La tristeza se debe a que me tengo que imaginar como sería introducir marchas, me tengo que ilusionar con un cambio manual que no existe, y me toca sonarme la nariz.

Desgraciadamente, el Levorg solo monta el cambio automático CVT (Variador continuo). Como dije en el Outback, detesto este tipo de cambio. El CVT, lastra muchísimo las prestaciones y se opone a la estética e intenciones del Levorg. Podríamos compararlo con un perro que quiere correr mientras llora profundamente porque la correa, le impide seguir su instinto. El Levorg también llora, pide a gritos un cambio manual para seguir su instinto, para emocionar al volante y para ser libre. Aún asi, Subaru medio ha solucionado el problema introduciendo la posición M en el cambio.

Volante de piel compacto con levas

“Traducido, tenemos la posibilidad de jugar con las levas situadas detrás del volante”

Con la función secuencial se simulan 7 relaciones, con las que se reproduce un funcionamiento similar a un caja automática de doble embrague. Esto quiere decir, que en autovías y viajes puedes sacar provecho de la linealidad y suavidad de una CVT . Mientras tanto en carreteras reviradas, el uso de las levas (modo M en la palanca selectora) o del modo Sport  del SI-Drive, es muy recomendable.

Con las levas, sacarás el máximo jugo del 1.6 de 170 Cv Boxer. En este modo, empuja con fuerza, y mueve los 1.631 Kg de 0-100 en 8,9 segundos. Subaru asegura que se ha aumentado la rigidez del chasis en un 50% en comparación con el Legacy 2010. No se como iba el Legacy, lo cierto, es que se nota muy ágil en zonas reviradas. Los consumos rondan los 9.0 L/100Km, pero no te asustes ni lo veas como un problema, recuerda que llevas tracción integral.

Pantalla información presión del turbo y consumos

Cuando las zonas con curvas se acercan no te preocupes, pulsas la leva izquierda y en cuanto llegas al vértice, ¡acelera!. El sonido del motor Boxer entra por tus oídos, el turbo sopla. El agarre de la tracción integral y el reducido centro de gravedad (ver mi prueba del Subaru Outback para más información) te permite tomar curvas de una manera dócil y noble. No importa si giras más, el Levorg te frenará las ruedas interiores a la curva para facilitar el giro. Las suspensiones te mantienen en tu trazada, al mismo tiempo que las irregularidades son filtradas a la perfección. La dirección (asistida eléctricamente y con endurecimiento progresivo según la velocidad), no es demasiado comunicativa en un pequeño intervalo de giro mientras estás en la curva, pero te acostumbras. Los cambios de dirección son fluidos y son simplemente un juego para el chasis y suspensiones derivadas del todopoderoso WRX.

“Los frenos, demasiado asistidos para mi gusto, suponen un período de adaptación pero esto no quiere decir que no frene. “

Tecnología a bordo

Como ocurría en el Outback, el Levorg va cargado de extras. Ponte el cinturón, porque desde la gama básica tenemos incluido de serie, control de crucero adaptativo (explicado en mi prueba del Outback) y el famoso Eyesight. Este último, controla el monopolio de casi toda la tecnología del coche.

Entre el equipamiento de serie, cito: detección de puntos ciegos en los retrovisores, alerta trasera de tráfico cruzado, alerta de arranque del vehículo delantero, y asistente a la frenada en caso de una posible colisión. En el caso de velocidades superiores a 65km/h, el asistente de cambio involuntario de carril (otro extra) llega incluso a corregir la trayectoria si lo tienes activado. Esto puede ser un problema si formas parte del grupo de fans de Cristina Pedroche al cuál, les pone nervioso el sonido del intermitente. En definitiva, tienes dos soluciones, poner el intermitente o desactivar el asistente al cambio de carril involuntario.

“Si cambias de carril sin poner el intermitente a más de 65km/h, el Subaru te corregirá la trayectoria, y te puedes llevar un susto”

Conclusión

Subaru ha vuelto a hacer un fantástico coche. El Levorg está cargado de tecnología, pero dejando el navegador y los sistemas de infoentretenimiento de lado, lo que de verdad valoran los “Subaristas” es el alma de un coche. En cuanto a personalidad, te comento que si perteneces a este grupo de personas, el Levorg no te va a defraudar. Del mismo modo que el Outback, es un coche con una clientela fiel y especial. Y con lo de especial me refiero a que seguramente te den ganas de cubrirlo con una manta, contarle un cuento, y darle un beso de buenas noches en la toma de refrigeración del capó hasta el siguiente día que lo cojas. Si eres de cubrir tu Subaru no te avergüences, este tipo de coches tan exclusivos y atrevidos merecen un monumento en nuestros días.

Sin embargo, Subaru ha metido la mano en un segmento sin tirón, pero ha hecho un producto muy valiente. Desgraciadamente me toca ser sincero, y es que el Levorg tiene dos problemas. El primero es que el mercado actual no solicita este tipo de vehículos, aunque creo que si hubiera disponible una versión manual le daría un empujón a las ventas. El segundo, es debido a que si buscas un vehículo polivalente, y lógicamente piensas en Subaru, su hermano Outback es un problema. Pienso que el Outback, quizás sea el vehículo más polivalente, fantástico y útil del mercado. Y esto es un problema, ya que eclipsa por completo sus posibilidades y más, cuando ambos parten del mismo precio, concretamente 29.900€.

  • 10/10
    Diseño Exterior - 10/10
  • 8/10
    Diseño Interior - 8/10
  • 8/10
    Plazas delanteras - 8/10
  • 8/10
    Plazas traseras - 8/10
  • 8/10
    Maletero - 8/10
  • 7/10
    Rendimiento - 7/10
  • 7/10
    Consumos - 7/10
  • 10/10
    Equipamiento - 10/10
  • 8/10
    Precio - 8/10

Resumen

El subaru Levorg nos ha gustado por posicionarse como una opción única y diferente en el mercado. Altas calidades, gran numero de extras y una perfecta puesta a punto lo sitúan como una gran opción a rivales como el Mercedes CLA Shooting Brake. Una pena que solo este disponible en una motorización y con la única posibilidad de equipar el cambio automático CVT.

Prueba Subaru Levorg 1.6 DIT 170cv: Un familiar con ADN de WRX
A favor
  • Equipamiento
  • Suavidad
  • Tracción integral
En contra
  • Imposibilidad de equipar cambio manual
8.2Puntuación