Audi lanzará después del verano, el nuevo Audi Q8. Un SUV coupé que se sitúa por encima del Q7 en cuanto al número, y que viene a plantar cara a los grandes todocaminos coupés de BMW y Mercerdes. Incluso, al Lamborghini URUS, en caso de una versión RS para el Q8. El Q8 completa la gama de todocaminos tras la reciente llegada del Q2, y Audi, pone a disposición del público, todo su despliegue tecnológico.

El Q8 aprovecha la plataforma MLB EVO del grupo VW, que también utiliza el Lamborghini URUS, y el Bentley Bentayga para su esqueleto de concretamente, 4,98 m de longitud.  A primera vista, llama la atención por su envergadura y su diseño. Podríamos decir que en el frontal recuerda al pequeño Q2, en cuanto al diseño de la parrilla y de algunos cromados, aunque no sea comparable en tamaño. La parrilla, sigue la línea de diseño Singleframe de los últimos modelos, y además, también se ha querido recordar al mítico Audi Quattro con el diseño del pilar C.

Exterior

De la parrilla de gran envergadura de diseño octogonal, nos dirigimos a unos faros con un diseño muy afilado, y que opcionalmente pueden equipar los MATRIX LED. De los faros parten unos nervios muy marcados, que podríamos identificar como una seña de identidad algunos modelos del grupo VW, como son el Arteon y el A6.

El diseño de los faros traseros, sin embargo, recuerda al Lamborghini Urus, del mismo modo que la caída del techo, acaba de una manera muy brusca, dibujando un pequeño alerón y marcando, aún más la trasera. Audi quiere que el Q8 tenga presencia y poderío, y personalmente, creo que lo ha conseguido. Los pilotos traseros están unidos por una franja LED, como en el Audi A8, y seguramente, también hagan algún juego de luces al encenderse y apagarse.

Interior y tecnología

En el interior, una distancia entre ejes de 3 metros, promete una gran habitabilidad para 5 pasajeros. El interior es similar a lo visto en las ultimas aportaciones en el A8, y A7. Y destaca la instrumentación digital, dos pantallas táctiles en la consola central, de 10,1 ” y 8,6″ controladas por el MMI Touch, cámara de 360º, sistema de sonido Bang&Olufsen, asistente de bordillos y diversas ayudas a la conducción.

Otra de las perlas tecnológicas del Q8 son la navegación adaptativa, y la posibilidad guardar los ajustes de tu coche en el móvil para compartirlos, o para que simplemente al montarte en otro Audi, el coche se adapte según tu configuración guardada en el móvil (esta función ya la vimos en el nuevo A6). También incluirá la función Garage pilot, con la que el Q8 será capaz de salir y entrar del garaje de manera autónoma. Con la llave Audi Connect Key, también se puede arrancar el coche con el teléfono móvil.

Motorización

Audi promete buenas capacidades fuera del asfalto y deportividad, por eso irá equipado con la tracción quattro en todas las versiones, y con el eje trasero direccional. Todas las motorizaciones están hibridadas con el sistema Mild-Hybrid (MHEV) de 48 V y permiten circular por inercia con el motor desactivado, ahorrando combustible y reduciendo emisiones. Las motorizaciones son un 55 TFSI con motor 3.0 V6 biturbo de 340 CV, y los diésel el Q8 50 TDI con motor 3.0 V6 de 286 CV y el Q8 45 TDI, con el mismo bloque pero de 231 CV.

Todos los motores van acompañados de cajas de cambio automáticas, que serán doble embrague y 7 relaciones en el caso del gasolina, y una convertidor de par de 8 relaciones para las versiones diésel. El motivo de la utilización de un convertidor del par en las versiones diésel, se debe a que aguantan mejor altas cifras de par, y debido a que los motores diésel tienen cifras más altas de par, se recurre a este tipo de cambio. Por lo que resultará interesante comprobar, si será capaz de mantener la rapidez de una doble embrague.

Sobre El Autor

Redactor

Graduado superior en automoción y futuro ingeniero en alguna reencarnación. Amante de los deportivos y de los motores atmosféricos, me gustan más la revoluciones que al tonto de clase tirar tizas.

Artículos Relacionados