El Lexus CT 200H sorprende a simple vista, primero por ser el más pequeño de la gama de Lexus (por supuestro híbrido) y segundo por tener una imagen distinta, no pierde los elementos afilados, con carácter y elegantes que la marca está utilizando para sus nuevos modelos y además incluye un aire juvenil, con carácter más deportivo que hace que se lleve alguna que otra mirada… Siempre que lleve puesto F Sport por algún lado, si no será un coche más pero que no haga ruido, que tampoco está mal si quieres pasar desapercibido.

El poder de los dos motores

tapa motor gasolina

Motor gasolina

El CT 200h cuenta con dos motores, uno térmico Atkinson de 1.8 de cilindrada que genera 99 cv usando sólo gasolina y otro eléctrico que genera 82 cv de potencia, lo cual consigue un rendimiento de 136 cv cuando los motores actúan al mismo tiempo, ¿suficiente? Pues bueno, el Lexus anda bien con estos motores pero le hacen falta más caballos porque una marca Premium como es Lexus, cuyos coches no son baratos, no deberían ofrecer tan poca potencia y tampoco obligarte a elegir esta motorización porque no hay más en oferta. La insonorización que han conseguido en este coche es muy buena y apenas se escucha el motor salvo cuando aceleramos a tope o subimos un puerto de montaña, donde escucharemos el motor a tope de vueltas mientras esperamos un cambio que nunca sucede debido a su variador continuo.

Diseño

No vemos muchos cambios en cuanto a número pero sí dan una imagen distinta al CT 200h como es su nuevo frontal, con una parrilla que le da mucho más carácter y deportividad a la vez que le acerca al resto de la gama nueva de Lexus.

Nueva parrilla

Nueva parrilla

En la parte trasera vemos un alerón disimulado pero consigue una vista lateral deportiva y bonita, el paragolpe trasero ha sido agrandado y cuenta con un adorno a modo de difusor; cabe destacar que a pesar de tener un porte de carácter deportivo no enseña unas salidas de escape grandes ni dobles, no se muestran las salidas de escape, ¿será por enfatizar su carácter respetuoso con el medio ambiente? El caso es que han conseguido no echarlos en falta cuando miramos el coche. Si continuamos echando una mirada a la parte trasera del CT 200h vemos una luneta estrecha y que se introduce por los laterales hacia el centro de la carrocería, estéticamente queda bien pero a nivel práctico reduce la visibilidad por el retrovisor.

Nos vamos con las llantas, que destacan y son unos elementos que terminan de darle el aspecto deportivo que caracteriza a esta versión, si bien es cierto que “sólo” tienen 17 pulgadas ya que ahora es muy fácil que modelos con acabados deportivos monten 18 pulgadas, las del Lexus CT 200h juegan con un buen atractivo en un color grafito.

La unidad de pruebas cuenta con un color blanco por el cual no destaca el adorno plateado del frontal pero tampoco le hace falta porque la rejilla llama de por sí la atención por su forma prominente, mostrando incrustada la L con fondo azul característica de los Lexus híbridos.

Interior

Al haber ajustado los precios para ser más asequible y que más gente pueda entrar a formar parte de la familia Lexus han tenido que recortar de algún sitio y ha sido en la calidad de materiales del interior, han utilizado materiales plásticos pintados para asemejarlos a materiales de mejor calidad pero aunque la mona se vista de seda…

Interior

Interior

La distribución de los elementos está muy lograda, todo queda a mano y aunque cueste un poco hacerse a la ubicación de los botones al final se acaba aprendiendo y no hace falta quitar la vista de la carretera. Nos encontramos con una zona central del salpicadero dividida en 3 partes claramente marcadas, arriba del todo podemos ver una pantalla de 7″ que se ve bien y tiene una interfaz muy clara aunque cuando la da el sol se hace un poco difícil de ver. Debajo de la pantalla, en una zona independiente, tenemos el controlador del climatizador bizona que ha eliminado las ruedas y se maneja enteramente con botones (y también a través del ordenador multimedia pero es más engorroso) y el reloj, todo encuadrado en una pantalla monocroma que aunque no es ni mucho menos novedoso le sienta bien. Si vamos a la parte baja de la consola vamos a su talón de Aquiles, si sólo nos centramos en eso no nos imaginamos que estemos en un Lexus, es una parte muy grande donde predomina el plástico y contrasta de una manera rotunda con el resto del CT 200H, la palanca de cambios es de fácil manejo, los botones de la radio y del selector multimedia quedan a los lados de la ranura para introducir CD-ROM, el mando del volumen es una rueda pequeña que queda a mano y el mando rotativo del sistema multimedia es de fácil uso y está bien situado.

Volante F Sport

Volante F Sport

Los mandos de los asientos calefactables son completamente vintage, siendo unos cilindros pequeños que se esconden hacia abajo, los cuales hay que presionar para que salgan y girarlos a modo de rueda para que active el sistema de calefacción. Contamos también con una trampilla que descubre 2 tomas USB, toma para mechero/cargador y toma auxiliar, todo esto al lado de 2 huecos para poner bebidas en los que entran hasta botellas de 2 litros, se echan en falta huecos para dejar cosas aunque el hueco bajo el apoya brazos (que no se puede mover en ninguna dirección) es bastante grande. El volante de cuero y los mandos tienen un muy buen tacto, siendo claros y de fácil accionamiento, el sistema de manejo del control de velocidad se encuentra asociado al volante en la parte inferior derecha y gira con él. El tacómetro cambia de color en función de si tenemos el modo Eco o Normal (Azul) y si ponemos el modo Sport… Adivinad, ¡Rojo!

Comportamiento

La comodidad en la conducción del CT 200h es algo realmente agradable, indudablemente es un coche de ciudad, donde puede utilizar y sacar el máximo partido a sus baterías, las cuales nos permitirán ahorrar combustible y cuyo funcionamiento está más que bien conseguido ya que apenas nos daremos cuenta de los cambios de motor.

La dirección está muy lograda con un nivel de asistencia apropiado que, junto con un volante de dimensiones muy apropiadas, harán que los atascos sean más placenteros. Quizás le falte un poco más de capacidad de giro ya que para ser un coche de ciudad echamos en falta que sea capaz de girar un poco más.

La postura de conducción es muy buena, está todo al alcance y es fácil aprenderse dónde queda cada cosa para no quitar la vista de la carretera, los asientos con un acabado en cuero y tela son muy buenos al tacto y tienen una buena sujeción lateral pero como seas un poco ancho de espalda pasarán factura en un viaje largo. Como ya os he dicho, la insonorización es muy buena a excepción de la inevitable rejilla que queda en un lateral de los asientos posteriores (la cual hay que intentar no obstruir a pesar de ser de tamaño considerable) hace un ruido similar al de tener una ventanilla un poco abierta… Un mal menor perfectamente soportable si queremos que las baterías de nuestro CT 200h rindan como deben.

Los frenos… Pues como en todo híbrido tienen un tacto extraño debido a que en un “primer recorrido” se prima que las baterías se recarguen y si apretamos un poco más tienen una muy buena respuesta.

Aunque es un coche claramente con aspiraciones de ciudad, si nos damos una alegría en puertos de montaña vamos a encontrar un coche que no es aburrido y, sobre todo, es seguro. En ningún momento vamos a necesitar ser excepcionales pilotos para corregir la trayectoria del CT 200h, no hay que ir rápido pero si eres un cafre no deberías tener muchos problemas con las curvas.

Equipamiento

Pantalla Infoentretenimiento

La unidad de pruebas tiene un precio de 38.000€ según el configurador de Lexus y no hay ningún tipo de descuentos que seguro aplican los concesionarios.

Es más cara, bastante más cara, que la versión anterior (unos 10.000€) pero la modificación estética y algunos elementos como unos mejores asientos hacen que el precio esté justificado, ya que estamos moviéndonos en un mercado Premium en el que el CT 200h es prácticamente el único jugador con estas características, pero no se entiende cómo no puede contar con sensores de aparcamiento de serie, espejos que no se cierren automáticamente, detectores de punto muerto o avisador de cambio de carril… Vamos, que trae un buen equipamiento de serie pero hay cosas que en un mercado Premium deberían venir ya incrustadas en el vehículo… Cosa que con el pequeño de Lexus no ha ocurrido.

Consumos

Pensemos que el Lexus CT 200h es un coche híbrido con un motor de gasolina y unas baterías, entre otras cosas, que pesan lo suyo… Al final tenemos un coche de más de 1 tonelada, aunqnue no le impide conseguir unos consumos bastante buenos.

La ciudad es su punto fuerte, circulando meramente por ciudad los consumos son realmente buenos, estando en unos 4 l/100 pudiendo llevarlo un poco por debajo, pero circulando a velocidades no superiores a los 50 km/h y conduciendo con cabeza para sacar el máximo partido de las baterías, las cuales usa constantemente hasta que se agotan.

Si salimos de la ciudad empieza a encontrarse menos cómodo, haciendo que el consumo suba un poco, si vamos muy poco por autopista y principalmente por ciudad notaremos cómo tendremos unos consumos de unos 4,5 l/100.

Y si lo que vamos a hacer son recorridos por autopista… La opción de un diésel empieza a estar presente, en un recorrido de unos 450km a una velocidad media de 110km/h con el limitador de velocidad puesto hemos conseguido un consumo de unos 5,4 l/100, cifra que para un coche con motor gasolina está muy bien pero el depósito de 40 litros nos da menos autonomía que con un motor diésel en este tipo de viajes…

Aunque la sensación de moverte sin ruido a tractor y viendo cómo no gasta combustible mientras vas por la ciudad es mucho más satisfactoria.

Prueba Lexus CT 200h: Aspecto joven, consumos reducidos
Diseño8.5
Habitabilidad8
Rendimiento8.5
Equipamiento7
Consumo9
Precio7
A favor
  • Diseño atractivo
  • Bajos consumos
  • Suavidad en la conducción
En contra
  • Falta equipamiento
  • No es posible elegir motor
  • Poco espacio en el maletero
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Sobre El Autor

Apasionado de las ruedas desde que nací, ya me inicié en el drift con el triciclo, sin dejar pasar ninguna oportunidad de conducir ni formar parte de este mundo.

Artículos Relacionados