Smart ha a presentado en el pasado Salón de Fráncfort su futura visión del carsharing con un prototipo denominado Vision EQ Fortwo, cuya característica principal es que es un completamente autónomo. Con autónomo nos referimos a que no se puede conducir debido a que el coche no dispone de volante, ni pedales para controlarlo. Las distintas funciones se controlan a través de un dispositivo móvil inteligente personal, como un smartphone o mediante comandos de voz.

El Smart Vision EQ Fortwo es un biplaza de 2,70 m de largo, 1,72 de ancho y 1,54 de alto, unas dimensiones muy reducidas que no le impiden ofrecer habitáculo con mucho espacio a bordo. Montará un paquete de baterías de iones de litio de 30 kW, capacidad suficiente para el consumo de energía diario en los entornos urbanos a los que esté destinado. Además, en la actualidad, los trabajador de las empresas de carsharing tiene que ir a buscar a los coches cuando están bajos de carga para recargarlos. Este no. Será capaz, por sí sólo de detectar si tiene poca autonomía e ir hasta un punto de carga eléctrica y enchufarse. 

Respecto al diseño, los pilotos delanteros y traseros han sido rediseñados para hacerlos más alargados, y por ende, más estilizados, aunque, lo especialmente llamativo de este prototipo son las puertas, con formas circulares y cuyo sistema de apertura es tan atractivo como práctico. Estas se abren pivotando sobre el eje trasero del coche en forma de ala, lo que facilita el acceso al interior y permite evitar posibles incidentes con peatones, ciclistas y demás usuarios de la vía.

En el interior, el tablero de la instrumentación tampoco se parece en nada al de los actuales modelos en el mercado. En la consola central solo existe una pantalla de nada menos que 24 pulgadas donde aparece todo tipo de información acompañada de otras dos pantallas a los lados de 4 pulgadas cada una, a través de las cuales se ofrecen mensajes a los ocupantes del vehículo y se interactúa con ellos. El interior cuenta con dos asientos en una tonalidad blanca que, según Mercedes, son fáciles de limpiar, ya que serán utilizados por multitud de personas. En el medio aparece un reposabrazos y en la parte inferior de los asientos hay espacio para guardar objetos, o sin ir más lejos, una mochila. Además, dispone igualmente de un elevado número de compartimentos inteligentes a bordo donde poder depositar pequeños objetos, muchos de los cuales cuentan con elementos de fijación o retención para evitar que estos “bailen” o se desplacen de su posición durante el trayecto.

Los pasajeros viajan sentados en un gran sofá tapizado en cuero artificial de alta calidad que está acabado en color blanco y al cual se le ha dotado de un tratamiento especial para permitir una rápida y cómoda limpieza, algo a tener muy en cuenta al tratarse de un coche para uso compartido.  Adicionalmente, un brazo abatible puede ser añadido para dotar de mayor confort a los pasajeros y para permitir “guardar las distancias” en servicios compartidos a personas que no se conocen pero que aceptan compartir el coche con personas que siguen su misma ruta. Algo a lo que pronto tendremos que irnos acostumbrando en las grandes ciudades.

El frontal del coche también es espectacular. El EQ Concept Fortwo carece de parrilla delantera, ya que no precisa de ella puesto que su funcionamiento es completamente eléctrico. En su lugar, encontramos una gran pantalla LED a través de la cual el coche interactúa comunicándose con los usuarios de la vía informando de sus intenciones y avisando de sus posibles maniobras, o saludando y enviando mensajes a su entorno. Además, con la función 1+1 una persona puede contactar con otra para compartir un viaje. Para saber que Smart va a venir a recogernos hay múltiples de opciones gracias a la personalización del prototipo.

Mercedes ha comunicado que pretende que este prototipo llegue a producción para el año 2022, formando parte de un serie de más de diez vehículos eléctricos que formarán parte de su gama. Respecto al precio no hay nada anunciado por parte de la marca.