Quiero que os pongáis en situación: ciudad grande, mucho movimiento y tú necesitas desplazarte cómodamente por dentro del mundo urbano. Sin duda el Citroën C3 es tu coche.

Esta nueva generación llega para quedarse y en Monky cars hemos tenido la oportunidad de probar a este pequeño francés.

Un diseño rejuvenecedor y llamativo

Sin duda alguna, lo primero que llama la atención del nuevo Citroën C3 es su diseño carismático y rebosante de energía. Rápidamente nos percatamos de que ha heredado elementos de su hermano mayor, el C4 Cactus.

El C3 ha pegado un gran cambio respecto a sus anteriores generaciones y para bien. Pese a ser un coche que pertenece al segmento B, adopta el diseño de un SUV, algo que le proporciona un aspecto muy atractivo y juvenil. Consideramos que al C3 le ha sentado muy bien este lavado de cara.

Este aspecto de mini crossover lo consigue gracias a su capó, que es alto y plano. También debemos agradecérselo a los protectores de las ruedas y de las defensas, tanto delantera como trasera.

Pero algo que nos ha encantado es la posibilidad de poder jugar con los colores y poder darle un toque personal a nuestro C3; y es que los diseñadores de Citroën nos han permitido combinar el color de la carrocería con el del techo, creando un contraste muy atractivo. También podemos darle un toque de color a la carcasa de los espejos retrovisores y al primer recuadro de los famosos Airbump, que encontramos en el acabado Shine de nuestra unidad.

 

Las modas siguen avanzando y Citroën no ha querido quedarse atrás, gracias a esto nos encontramos con unas llantas bitono, que siguen jugando con el contraste presente en todo el coche. Y es que este utilitario francés llama la atención desde todos sus ángulos.

¡Tecnología por doquier!

Y es que no solo el exterior de este nuevo C3 trae novedades, también su interior. Dicen que los franceses se caracterizan por ser unos románticos y sin duda lo son, porque el interior de este coche ha sido creado con mucho amor.

Un interior lleno de novedad.

¿Sorprendidos? No me extraña, el C3 trae un diseño interior novedoso a la par que original. Lo primero que nos llama la atención es su pantalla central de 7 pulgadas. En ella encontramos la gran mayoría de las funciones del vehículo y trae consigo las últimas novedades del mercado. En este sistema multimedia podemos controlar el navegador, el aire acondicionado, la radio, las diferentes funciones del C3 y el teléfono móvil. Este último se puede conectar por bluetooth o utilizar el novedoso Apple CarPlay y Android Auto.

Que los controles del climatizador estén integrados en la pantalla no nos termina de convencer, ya que nos obliga a salir del menú que estemos utilizando para accionar el aire acondicionado o desviar la vista de la carretera. Pero en general el sistema multimedia nos ha dejado un buen sabor de boca, es muy intuitivo y fácil de utilizar, algo que se agradece.

El Apple CarPlay es muy fácil y cómodo de usar.

Pero no todo es pantalla. En el C3 nos encontramos con un nuevo volante que no solo mejora en diseño, también en tacto. En él encontramos dos botoneras con las cuales podemos controlar el volumen y emisora de la radio en uno y navegar por los diferentes menús del ordenador de abordo en el otro.

Los materiales interiores en general son de buena calidad, no encontramos muchos plásticos duros en su diseño. Pero sin duda lo que mejor está rematado es la consola central, que cuenta con partes en cuero y piezas de aluminio, dándole al C3 un toque de calidad.

 

Algo que nos ha gustado mucho es que el nuevo C3 incorpora extras que son propios de vehículos de segmentos superiores, como la cámara trasera, el arranque por botón o el cruise control. Un punto muy importante, que diferencia a este vehículo de sus principales rivales.

El corazón de espíritu francés

Bien, dejemos a un lado el tema del diseño y vamos a centrarnos en algo más técnico, su motor. Lo que le da vida a este Citroën C3 es un motor tricilíndrico 1.2 de 110 CV Puretech. En resumidas cuentas, contamos con un pequeño motor de gasolina que mueve a este C3 con gran soltura y alegría, sobre todo a la hora de callejear. A bajas vueltas es un poco perezoso, pero a partir de las 2500 revoluciones este coche se convierte en un utilitario ágil y divertido.

El corazón del C3.

También contamos con unos consumos muy reducidos, con una media de 6l/100 Km, algo que se agradece en un utilitario que vamos a usar todos los días. Esta unidad contaba con un cambio manual de 5 velocidades, con un tacto suave y preciso, pero con unos recorridos demasiado largos. Si la conducción manual no es de nuestro gusto, también podemos optar por un cambio automático.

 

El C3 cuenta con una dirección suave y blanda, algo muy cómodo para moverte por ciudad y maniobrar. Sin lugar a dudas el Citroën C3 se mueve como pez en el agua por el mundo urbano. Es ágil, cómodo y cuenta con unas dimensiones reducidas para afrontar las calles de nuestra ciudad.

Su suspensión va a juego con la dirección y el comportamiento general del vehículo. No es ni muy dura ni muy blanda, con lo cual consigue absorber muy bien todos los baches y badenes. Sin duda alguna es un urbanita puro y duro.

Su comportamiento en autopista y autovía es similar al de ciudad, se mueve con soltura y su motor de 110 CV permite alcanzar los 120 Km/h sin ningún problema, e incluso podemos realizar algún viaje corto cómodamente.

Pero el C3 tiene un punto débil, las carreteras secundarias. Su diseño urbano no es el mejor aliado para afrontar carreteras reviradas. Es un coche con una concepción para deborar kilómetros tanto en ciudad como en autopista, y por ello todas sus elementos técnicos son idóneos para aplicarlos en su territorio.

Pequeño pero matón 

Y es que el nuevo C3 tiene un estética imponente gracias a su diseño de pequeño SUV y realmente parece un coche grande, pero no lo es. Citroën ha sabido jugar bien sus cartas, creando un producto atractivo y que destaque, pero que al mismo tiempo tenga unas dimensiones contenidas para desplazarte por la ciudad.

Ya que este C3 mide menos de 4 metros de largo, 1,74 de ancho y 1,47 de alto, siendo más bajo que su generación anterior. Con estas cifras conseguimos un tamaño reducido pero al mismo tiempo cuenta con todas las ventajas de un compacto.

 

¿Y cómo afectan estos números al interior? Pues contamos con una cabina espaciosa en la que encontramos dos asientos delanteros cómodos y anchos, en los que tu espalda podrá aguantar sin quejarse unas cuantas horas, pero presentan una escasa sujeción lateral. El aire corre entre el conductor y el copiloto y, al mismo tiempo, contamos con una gran visibilidad combinado con algo que personalmente me gusta mucho, y es que el morro se ve desde el puesto del piloto, algo que facilita maniobrar en lugares estrechos como garajes.

Sus asientos traseros no cuentan con tanto espacio como los delanteros, sobre todo en altura, ya que una persona que mida más de 1.80 irá algo justa, pero sorprendentemente cuenta con una buena plaza central, algo poco usual en los utilitarios.

Pero volvemos a encontrar un aspecto positivo en la zaga del nuevo C3, su maletero. Cuenta con un maletero de 300 litros, más que suficientes para llevar tus compras aunque su boca de carga es un poco alta, pero su capacidad es perfecta para las necesidades del día a día. Pero si necesitas más espacio siempre puedes abatir los asientos traseros y aprovechar todos sus rincones.

Decid: ¡Patata!

Y es que el nuevo C3 cuenta con algo nunca visto hasta ahora, una cámara. Si querido lector, has leído bien, el urbanita francés cuenta con una cámara de fotos y vídeo situada debajo del espejo retrovisor interior.

Esta cámara, llamada ConnectedCAM, hace fotos y graba en full HD y es que realmente tiene una buena resolución. La hemos estado probando y nos ha sorprendido su resultado. Siempre es una buena idea utilizarla cuando tienes delante un paisaje bonito o quieres inmortalizar algo.

Para usarla, tendremos que descargar un aplicación en nuestro móvil, ya que ahí se visualizarán directamente nuestras fotos y vídeos, que podremos compartir directamente con nuestros amigos o en nuestras redes sociales.

Un ejemplo de la calidad de la ConnectedCAM.

Pero la cámara no solo cubre nuestras necesidades como fotógrafo, sino que también nos puede ayudar en caso de accidente. Si tenemos un golpe, la ConnectedCAM grabará automáticamente los 30 segundos previos al accidente y los 60 segundos posteriores. Algo que puede ser muy útil para demostrar lo que realmente sucedió en el siniestro.

Lo único que hemos echado en falta es poder controlarla desde el volante, ya que para accionarla tendremos que apretar el botón que se encuentra debajo de la misma.

Conclusión

Sin duda alguna el Citroën C3 ha sido diseñado para moverse por ciudad con mucha soltura, gracias a su motor y a su tamaño, ya que juntos forman el equipo perfecto para callejear. Su comportamiento en autopista está al mismo nivel que el de ciudad. Es cómodo para hacer algún viaje no muy largo, ya que cuenta con dos buenas plazas delanteras y un maletero más que suficiente para tu equipaje.

Podemos decir que es un urbanita por excelencia, ya que si necesitas un coche con un buen tamaño, llamativo, con bajos consumos y ágil, el Citroën C3 es tu coche. Pero no solo eso, también su precio, ya que este coche parte de los 11.750€.

Darle un especial agradecimiento al concesionario de Citroën PSA RETAIL VIGO (COCISA VIGO) por la cesión del vehículo y a Citroën España.

ModeloCitroën C3 Shine 1.2 Puretech
PrecioAcabado Shine desde 15.950€
Potencia 110 CV
Par máximo205 Nm
Cilindrada 1199 Cm3
Velocidad máxima188 Km/h
Aceleración (0-100)9,3 segundos
TransmisiónTracción delantera
CambioManual 5 velocidades
Peso1125 Kg
[Prueba] Citroën C3: Nacido para la ciudad
DISEÑO9
HABITABILIDAD7
RENDIMIENTO7.9
EQUIPAMIENTO8.5
CONSUMO8.2
PRECIO8
A FAVOR
  • Sistema multimedia
  • Comportamiento en ciudad
  • Diseño llamativo
EN CONTRA
  • Habitabilidad plazas traseras
  • Climatización integrada en la pantalla
8.1Puntuación
Puntuación de los lectores: (15 Votes)
7.9

Sobre El Autor

Redactor

Llevo enamorado de los coches desde que tengo uso de razón. Alguna vez pienso en otra cosa, pero mi pasión son las cuatro ruedas, el olor a gasolina y escribir sobre ello.

Artículos Relacionados