Hace unos días tuve la oportunidad de hacer una ruta con tres deportivos que no pasaban desapercibidos por ningún sitio por el que transitamos: el nuevo Porsche 718 Boxster, el nuevo Audi TTS, y un Subaru wrx que contaba con 280 cv.

El punto de partida fue  el centro comercial Heron City, en Las Rozas. Desde allí nos dirigimos hacia el Puerto de la Cruz Verde, cerca de San Lorenzo de El Escorial, una subida con la que prácticamente termina la provincia de Madrid por esa zona y empieza la de Ávila. Estos tramos de carretera son unos de los que más me gustan y con los que más disfruto, ya que son todo curvas y paisajes espectaculares y en ellos aprecias realmente la potencia de los coches.

Primero me tocó ir en el Subaru. Esta versión, en concreto, es la wrx de 2010, que de serie va con un motor boxer de 4 cilindros que rinde 230 cv (nosotros contábamos con 280 cv, debido a unas modificaciones hechas por el propietario)y acelera de 0 a 100 en 5,6 segundos. Este coche me dejó buenas sensaciones en la subida al puerto. Su tracción a las cuatro ruedas se dejó notar y el agarre en las curvas fue toda una experiencia para disfrutarla de nuevo (he de decir que el Audi tampoco se queda atrás en este terreno, ya que también cuenta con tracción total).

Lo que más me llamó la atención fue que, a pesar de ser un coche que tiene ya 8 años e ir junto a los otros dos deportivos más modernos, la gente se siga sorprendiendo cuando lo ve. Hay quien le parece muy macarra, con ese alerón tan grande; otros nos llegaron a decir que les recordaba a la película de Fast and Furious Tokio Race. En resumen,opiniones para todos los gustos… y el caso es que no dejaba indiferente a nadie.

Luego me tocó ir en el Porsche. Era el que más llamaba la atención  de los tres debido a su color azul ” Pitufo”, Blue Miami. Esta unidad es el 718 Boxster que cuenta con un motor bóxer de 4 cilindros,  una potencia de 350 cv  y acelera de 0 a 100 kmh en 4,4 segundos. En tramos llanos, el más rápido de los tres.

Lo que más eché en falta fue el sonido. No sonaba tanto como las versiones anteriores de este modelo y eso, en un deportivo, es un sello de identidad. Por lo demás, la respuesta del acelerador era bastante buena y en algún tramo que tuvimos que adelantar se podía hacer sin problemas y en poco tiempo, lo que reduce las probabilidades de chocar ya que pasas menos tiempo en el carril contrario .

Por último estuve a bordo del Audi TTS, el que mejor sonaba, pero había truco: los escapes no eran de serie, si no unos artesanales fabricados específicamente para él en un taller…una pasada. Cuenta con un motor de cuatro cilindros que rinde una potencia de 310 CV, y acelera de 0 a 100 km\h en 5,4 segundos. En cuanto a rendimiento, en los tramos de subida iba a la par con el Subaru,

Algo que me gustaría destacar de este coche es el interior tan precioso que tiene y que te deja sin palabras cuando accedes a él. Aquí abajo podéis ver la foto. El único ”pero”  que le puedo poner es que las plazas traseras son bastante pequeñas,  prácticamente inservibles para que se siente un adulto de estatura media, pero aún así merece la pena disfrutarlo.