Competencia directa del Fiat 500 y primo segundo del Opel Karl, el Opel Adam entra al ruedo dispuesto a ganarse al público. Respecto a su competencia destaca por sus eficientes motorizaciones, buenos acabados y un diseño que nunca pasa desapercibido.

Un Opel Corsa, pero con más estilo

img_20160729_102604473

Podríamos decir que se trata de una versión más refinada del Opel Corsa, y aunque comparten chasis, se presentan como modelos diferentes. La plataforma empleada condiciona el diseño del Adam forzando a una disposición de las ruedas casi en los extremos del coche. Gracias a las enormes ruedas también se verá afectado el espacio interior resultando en unas plazas traseras testimoniales y un maletero más pequeño de lo esperado.
Como aspecto positivo el uso de un chasis mayor del necesario le aporta una estabilidad en carretera y apoyo en curvas superior al de su competencia.
Las dimensiones del pequeño Adam se resumen en 3.7 m de largo, 1,5 m de alto y 1,7 m de ancho, con un maletero de 170 litros.

Existen más de 80.000 Adams distintos

_1030233Otras cosas quizá, pero diseño no le falta, Opel quiere que nuestro Adam sea único en su especie. En el concesionario podremos elegir miles de colores para el exterior, techo, decorados interiores, asientos, llantas, vinilos… Según Opel existen más de 80.000 combinaciones posibles. Incluso podremos optar a un modelo descapotable, el Adam Rocks, o un pequeño deportivo, el Adam S.

En esta prueba hemos probado la versión Adam SLAM, que junto al equipamiento de la versión GLAM añade unas llantas de 17″ así como un ajuste más deportivo de suspensiones y dirección. El único extra que le faltaba a nuestro modelo era el techo solar rígido. Además de estas versiones se han ido añadiendo otras con el tiempo, como la UNLIMITED y ROCK S.
En cuanto a motorizaciones también podremos elegir entre diferentes potencias, con motores de gasolina 1.2 y 1.4 desde 70CV hasta 150CV en el Adam S. Recientemente se ha añadido un 1.0 turbo de 115CV, la versión que nosotros hemos probado.

Buen comportamiento en carretera, mejorable en ciudad

img_3980

Hemos recorrido más de 500km sobre urbano y carretera para ver las reacciones en cualquier tipo de situación. Gracias al chasis heredado del Opel Corsa y las enormes ruedas que monta la estabilidad en carretera es buena. La relación de marchas es corta excepto en 5ª y 6ª donde podemos reducir consumos circulando por carretera.

Es quizá en conducción urbana donde esperaba más del Adam. Las suspensiones son demasiado rígidas, los neumáticos montan un perfil demasiado bajo y el radio de giro es ridículamente amplio. Si a esto le sumamos un maletero de 170 litros que se queda en 95 litros con el subwoofer que incorpora nuestro modelo no parece una opción práctica en absoluto. Los resaltos de la carretera se notan en exceso, en aceleraciones fuertes la dirección sufre “torque-steering” y la habitabilidad interior es regular. ¿Vale para callejear? por supuesto, ¿es fácil de aparcar? sí, ¿se puede viajar con él? dos personas sin problemas, más habría que verlo.

Tiene un toque deportivo, quizá demasiado para un microurbano

_1030272

Con el motor de 115CV se nota que el Adam no está pensado para llevar más potencia en su interior sin modificaciones en la suspensión, frenos, dirección y diferencial delantero. En un modelo tan urbanita consideramos que una configuración con motor de 80CV, transmisión automática y neumáticos de 15″ mejoraría notablemente la experiencia de conducción. No obstante hay que destacar el modo “City” que suaviza la dirección asistida para callejear. También se agradecen los sensores de proximidad y la buena visibilidad del habitáculo. En general es un coche agradable de conducir.

El interior está bien acabado, los asientos, molduras y detalles son de calidad, y se nota. El panel multimedia cuenta con un software muy rudimentario, que gracias a Android Auto y Apple Car se convierte en nuestro mejor compañero de viaje. Las plazas delanteras son espaciosas y muy cómodas, sin embargo echamos en falta más compartimentos para dejar objetos. Las plazas traseras son realmente inútiles, suerte que se pueden tumbar fácilmente para poder meter más que una mochila en el maletero.

El Adam cuenta con un maletero de 170 litros, pequeño. Si estás pensando en añadir el pack de sonido avanzado perderás 75 litros por el subwoofer que se integra en el maletero, quedando 95 litros útiles de carga.

Hablemos de dinero, ¿cuánto me voy a gastar?

En nuestro modelo contamos con un pequeño bloque 1.0 turbo, capaz de mover con soltura el coche desde las 1500 rpm y ofreciendo hasta 115CV si estiramos hasta 6000 rpm. El consumo mixto de nuestra prueba ha sido de 6 l/100km. En urbano 5 l/100km y en carretera (120 km/h) 6,5 l/100km.

Los precios del Adam van desde 11.610€ hasta casi 25.000€ del Adam S con todos los extras. En el configurador, además, podemos encontrar miles de opciones y combinaciones de color para que todo quede a nuestro gusto.

Opel Adam Slam: El príncipe de la ciudad
Diseño9
Habitabilidad6.5
Rendimiento7
Equipamiento9
Consumo7
A FAVOR
  • Diseño
  • Personalización
  • Empuje a bajo régimen
EN CONTRA
  • Capacidad maletero
  • Compartimentos interiores
7.7Puntuación
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
7.7

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados