Mi más sincera enhorabuena Kymco. No quiero dejar de ser objetiva en esta prueba, pero he de decir que siempre he sido muy escéptica con los maxi scooters. Hasta ahora, despúes de que la marca me haya dado el gusto de probar el AK550.

Llegué un lunes a recoger el scooter y tras una pequeña clase acerca de todos los indicadores y botones que lleva la AK (gracias chicos de Kymco por vuestro trato) durante la cual quedé un poco abrumada, me subí a a moto y pensé «veamos a ver qué me ofrecen estos 53 cv ante 230 kg«. El primer «zasca»: sin darme cuenta me había incorporado a la carretera pasándome un poco de la velocidad de la vía. En efecto, el AK lleva un motor muy digno: dos cilindros en línea para 500 cc y un cigueñal calado a 270º que entrega la máxima potencia (55 Nm) en torno a las 5700 revoluciones.

Equipamiento = comodidad

En el cuadro de la maxi scooter se puede obtener información acerca de la presión de cada rueda, el voltaje de la batería, kilometraje parcial, consumo y demás mediciones típicas. También disponemos de GPS incorporado en la esfera central que tenemos que usar mediante la app Noodoe. Sin embargo percibo que la pantalla no se comporta muy bien bajo el sol.

En la app podemos encontrar una comunidad de usuarios de AK550 que contribuye ofreciendo skins configurados para la pantalla de la moto. De hecho también podemos poner un selfie, una foto de nuestro perro o de lo que nos apetezca, aparte de cambiar la estética con fuentes y colores. Además, se puede (y se debe para el sistema de navegación) conectar el teléfono y visualizar llamadas perdidas, mensajes (en parado) en la pantalla. Además, existe un apartado en la app para localizar nuestro scooter y ver el «último aparcamiento», algo útil en caso de robo…

Más «chuches»

Otra chuche incorporada de serie en esta kymco son los puños calefactables. Se pueden regular en tres niveles de intensidad (como yo siempre prefiero que sobre y no que falte y con lo friolera que soy, los he llevado al máximo la mayoría del tiempo). He de reconocer que el nivel medio apenas lo he usado. Si bien con el máximo tenía calor de sobra en las palmas de las manos, el nivel mínimo se me quedaba muy corto.

La verdad que he necesitado un periodo de adaptación para manejar toda esta tecnología. Contamos con una llave sin contacto que conecta con el scooter al aproximarnos. Debemos jugar con la ruleta de posiciones de encendido para encender la moto. El primer día, no acertaba a encender ni apagar el maxi scooter (lo encendí a la tercera, lo apagué a la segunda). Además el último día cambié el segundo velocímetro a millas por hora y no supe ni cómo lo hice ni cómo deshacerlo sin leer el manual. Hay que manejar dos botones escondidos en la piña derecha para cambiar cada lateral del cuadro, y moverse con las flechas de arriba y abajo.

Manejabilidad

Los 230 kilos de la AK550 no me han supuesto ningún problema para moverme con ella tanto en ciudad como en curva. En la calle, el asiento de la kymco al no ser muy alto (785 mm) ni muy ancho en la parte pegada al depósito, me han permitido ir cómoda y con seguridad aún si he tenido que bordear algún coche que estaba aparcando.

Por cierto, he de decir que me ha asombrado el haz de luz de los faros de la scooter. Se nota profundidad a la vez que un haz amplio. Además el diseño le da un toque «gamberrillo» a la scooter.

En curva, he quedado sorprendidísima con la moto. Se nota que es un scooter deportivo, de hecho he temido rozar con algún elemento en el suelo. Así es, al tomar las curvas «se inclina» muy bien. La frenada de la moto es buena, aunque el tacto del freno en los primeros mm del recorrido actúa menos que en el resto. Kymco ha incorporado pinzas radiales Brembo para sus dos discos delanteros y abs delantero y trasero Bosch. La horquilla delantera es invertida y tenemos un recorrido en la suspensión de 120mm. La amortiguación trasera es aceptable, se trata de un brazo horizontal.

Qué no me ha gustado

Algún «pero» tenía que tener la AK. Algo que veo insuficiente es el hueco debajo del asiento. Mi casco, que es un HJC RPHA 70 talla 2XS, solo entra en determinada posición. Comentando esto con otros usuarios me confirman que es cierto, y que incluso hay cascos integrales que no entran.

En el hueco bajo el asiento no cabe el casco de tu acompañante

Es cierto que disponer dos guanteras y de una toma usb en la izquierda viene muy bien. Sin embargo el acabado en plástico de éstas y que no haya un mecanismo de seguridad al bloquear el scooter me ha disgustado un poco. Lo mismo para la rueda de encendido: la palanca es de plástico y no me convence.

Por otro lado, el tapón del depósito es extraíble. Yo soy más de visagra, pero esto es algo más personal. Al fin y al cabo, todos estos detalles de la AK550 son asumibles y se agradece que Kymco haya invertido más en motor y equipamiento que en acabados. 

Prueba Kymco AK550: El acierto de la marca
Diseño6.5
Comodidad8
Rendimiento8
Equipamiento10
Consumo7
A favor
  • Equipamiento
  • Frenos
  • Motor
En contra
  • Hueco bajo el asiento
  • Acabados
7.9Puntuación

Sobre El Autor

Apasionada de la libertad que otorgan las dos ruedas, que tampoco hace ascos a ninguna experiencia sobre cuatro.

Artículos Relacionados