En Monky Cars nos encanta experimentar nuevos formatos e ideas, así que hemos organizado nuestro primer viaje para ver como nos apañamos viajando, grabando y editando fuera de la comodidad del hogar. Este fin de semana hemos comenzado asistiendo al trackday organizado por 8000 vueltas, nos encanta pasar un buen rato en el Jarama rodeados de todo tipo de coches, además de conocer gente y reunirnos con amigos del mundillo.

Ir a un circuito de carreras es una experiencia que comienza mucho antes de llegar a las gradas, siempre nos encontramos algún coche interesante por el camino, y por supuesto, en el parking, mención especial para este carterham que nos encontramos SIEMPRE allá donde vamos.

Es fantástico ver tantos coches de diferentes estilos y categorías compartiendo escenario.

Los trackdays se suelen organizar en diferentes tandas para no acumular demasiados coches en pista y poder disfrutar del circuito sin generar situaciones de riesgo. Dejando de lado el 360 Challenge Stradale que tras varias vueltas picado con un 911 GT3 acabó chocando contra el muro, el resto de la jornada discurrió sin percances.

Terminada la primera tanda comenzó a llover y decidimos poner rumbo a Valencia, donde nos esperaba Cheste lleno de carreras y eventos increíbles. Durante las tres horas de viaje fuimos descargando las tarjetas de memoria, recargando las baterías de las cámaras y organizando las fotos y videos en el portátil, hay que aprovechar cada minuto y tener el equipo siempre a punto. En principio habíamos pensado dormir en el coche, pero decidimos buscar una habitación en Airbnb para poder descansar en condiciones y estar a tope al el domingo. (breve reflexión -grabar carreras es agotador, solemos recorrer unos 10 km a pleno sol cargados hasta arriba cada vez que grabamos un evento-). Nuestro anfitrión fue un bohemio y agradable DJ estadounidense que nos acogió amablemente en su ático con vistas a la Ciudad de las Artes y Las Ciencias, sin duda un lugar privilegiado. Allí continuamos nuestro viaje, compramos algo de cena, unas cervezas y nos tomamos la tarde libre para relajarnos y comenzar a editar el video que verás luego.

A la mañana siguiente recogimos nuestras cosas y nos fuimos directos a Cheste, sin duda uno de los circuitos mejor organizados para la prensa con zonas habilitadas fotógrafos muy bien situadas en pista y una gran sala para trabajar tranquilamente.

Y vuelta a empezar, otro parking abarrotado de preciosidades, ruido de motores, gente eufórica gritando y apoyando a sus pilotos, camiones llenos de repuestos y herramientas de taller, olor a gasolina y rueda quemada, olor a domingo. Os voy a dejar por aquí algunas de las fotos que sacamos de la OSD 2016 Drift y la NASCAR, porque por mucho que intente explicaros lo que se siente cuando te pasa un 200SX con 800CV derrapando a 120 km/h no creo que lo consiga.

Todos los eventos se sucedieron como estaba previsto, excepto un accidente al comienzo de la NASCAR Euro Series, por suerte sin heridos, aunque varios coches quedaron tocados. Tuvimos la suerte (buena o mala) de verlo desde muy cerca, los coches que chocaron contra el muro estaban literalmente a 2 metros de distancia, increíble.

Cuando terminó la competición OSD Drift volvimos al coche y otras tres horas de vuelta a Madrid. Sin duda, un fin de semana muy intenso y agotador, pero nos ha dejado buenos recuerdos y ya estamos preparando el siguiente.

¿Te ha gustado nuestro viaje? ¿te gustaría venir al siguiente? Estamos valorando la opción de invitar algunos de nuestros seguidores a próximos viajes y rutas a las que asistiremos. No te podremos pagar comidas ni alojamiento, pero las risas, los coches y el buen rato están asegurados, próximo destino Santander, si estás interesado ponte en contacto con nosotros y hablamos.

 Por cierto, hemos preparado un vídeo, ¡que lo disfrutes!