Está surgiendo una nueva era, y la revolución de la electrificación e hibridación de motores está dando sus primeros frutos. Uno de ellos es este nuevo récord, el del coche eléctrico más rápido del mundo, el cual ha conseguido un Corvette.

Pero…no un Corvette cualquiera, aunque si que es raro unir las palabras “Corvette” y “eléctrico” en una misma frase, gracias a los chicos de Genovation Cars, han conseguido convertir un Corvette a un sistema de propulsión totalmente eléctrico con más de 700 CV y un par motor de 813 Nm.

El récord fue registrado el pasado 23 de febrero de 2016 en una pista de aterrizaje de Florida, Estados Unidos, donde estableció la cifra en los 300 km/h exactos. Acababan de batir el anterior registro establecido por un prototipo de Finlandia en 284 km/h.

Este Chevrolet Corvette Z06, denominado GXE, ha sido equipado con una serie de motores eléctricos, baterías, inversores y un sistema de gestión de energía que en conjunto generan los más de 700 CV y 813 Nm de par anunciados anteriormente. Pero la velocidad y el rendimiento no lo es todo para este vehículo, sino que además es capaz de contar con un rango de autonomía de 210 km, un centro de gravedad optimizado y un reparto de pesos de 50/50.

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados