Nissan ha presentado su prototipo de automóvil eléctrico y autónomo denominado “IDS Concept” en el Salón de Ginebra. Nissan prevé para 2020 que la conducción autónoma reduzca notablemente el número de accidentes gracias a su “Intelligent Driving”, que es un nuevo concepto en el que el conductor y vehículo entran en comunicación directa para mejorar la seguridad de la conducción. Dicha mejora se da en las capacidades del conductor para ver, pensar y reaccionar y compensa los errores humanos que son la causa del 90% de los accidentes. Dicho Concept Car tiene una autonomía anunciada de 550 km.

El IDS Concept puede conducirse en dos modos: Piloted Drive, en el que el propio coche conduce, y el Manual Drive, en el que el conductor controla el vehículo pero de forma asistida para ayudar a evitar accidentes. Al activar cualquiera de los dos modos de conducción el interior del coche cambia su configuración. Con el modo Piloted Drive, los cuatro asientos pivotan hacia el centro para facilitar las conversaciones entre los pasajeros, en cambio, en el modo Manual, el habitáculo se transforma para devolver el control del vehículo al conductor, los asientos se vuelven a colocar en el sentido de la marcha.

La carrocería del IDS Concept es de carbono, y con una altura de solo 1,38 m. de altura con el objetivo es reducir la resistencia aerodinámica. El diseño exterior del Nissan IDS Concept es muy futurista y está marcado por unos agresivos y estilizados faros LED enmarcados por una tira de luces diurnas que se prolongan hacia el lateral del coche. La finalidad de esta prolongación es que se muestren los peatones y otros usuarios de la vía para detectarlos más fácilmente.