Los coches de carreras suelen ser la punta de lanza de la innovación automovilística, mucha de la tecnología usada en las competiciones, como el KERS o el DRS, en el caso de la F1, han sido usadas en coches de calle, como por ejemplo el McLaren P1.

Pero en este caso, os traemos los 5 coches más raros vistos en competiciones oficiales, y es que los pilotos, mientras sus máquinas corran y ganen, les da igual hacer un poco el ridículo con, en algunos casos, tecnologías y diseños que no se han podido verificar que reportaran beneficios.

Sin más, pasamos al show de los horrores automovilísticos.

1. Lotus E22

23011.3

Corría el año 2009 y la FIA, organización mundial encargada de organizar la F1, introdujo nuevas reglas –oh, novedad– que buscaban rebajar la carga aerodinámica de los coches para aumentar los adelantamientos, pero por contra, solo consiguieron que los aerodinamistas se centraran en otros aspectos del coche.

Accidente entre Schumacher y Liuzzi en Abu Dabi 2010.

Después de varias pruebas, los ingenieros aerodinamistas se percataron que tener un morro alto hacía que el aire se dirigiera a la zona baja del coche, lo que aumenta la carga aerodinámica ya que el fondo plano es el elemento aerodinámico del coche, y gracias a esto rebajar unos cuantos segundos en pista. Pero al tener un morro tan alto, hacía que surgieran los temores sobre posibles impactos contra las cabezas de los pilotos, como casi le ocurrió a M. Schumacher en 2010, así que el nuevo reglamento estableció una nueva altura mínima para el frontal del monoplaza.

En 2014, la mayoría de los equipos llegaron a las pruebas de pre-temporada con morros bajos de los que salía una protuberancia. Habían descubierto que las reglas sólo les obligaban a mantener la parte central del morro a la altura mínima, y que por tanto, tenían libertad para el resto del frontal. Así pues, la mayoría de aerodinamistas aprovecharon ese hueco legal para crear una abertura en el frontal del coche con el que redirigir a través el aire y conseguir el mismo efecto que antes.

El diseño más extraño que se pudo ver ese año fue el del equipo Lotus, el cual diseño un morro en el que salían dos protuberancias, hasta ahí todo normal, la excentricidad del diseño era que cada protuberancia tenía una longitud diferente, lo que hacía al coche asimétrico. La mayoría de los coches de carreras, a excepción de los NASCAR, buscan ser lo más simétricos posibles, para dirigir el flujo de aire uniformemente por toda la carrocería.

Lotus no llegó a demostrar que este diseño asimétrico les reportara algún beneficio, y viendo como ocupaban la parte baja de la parrilla durante toda la temporada, parece que ese diseño no les funcionaba tan bien como pensaron en un principio.

2. AAR Deltawing

EL Deltawing fue un coche de carreras prototipo diseñado por Ben Bowlby que debutó en las 24 horas de Le Mans en el año 2012.

Nissan-DeltaWing-racer-top-view

El frontal del coche, de apenas 60 centímetros de ancho, es completamente diferente a la zaga. Estaba diseñado para reducir al máximo la resistencia aerodinámica, y es por eso que el coche no tienen ningún alerón, sino que él mismo es el alerón.

Su peso es de 475 kg y se propulsaba gracias a un motor de 1.6 litros y cuatro cilindros desarrollado por Nissan que le otorgaba 300 cv. Pese a este motor tan pequeño, el coche es una auténtica bala en línea recta, llegando a superar a los prototipos que participaron en las 24 horas de Le Mans de 2012. Lamentablemente, tuvo que retirarse después de un accidente, pese a los esfuerzos del piloto por volver a pista.

3. Chaparral 2J

En una época en la que se estaban empezando a usar aerodinámica en los coches de carreras, mediados de los años 60, aparece el Chaparral 2J, uno de los coches más innovadores en su época, aunque también, uno de los más absurdos. Sus creadores incorporaron dos enormes ventiladores procedentes de un tanque en la zaga, para así buscar el máximo rendimiento aerodinámico, los cuales, necesitaban su propio motor de dos cilindros para funcionar, lo que aumentaba el tamaño y el peso del coche.

130729968-2

En cambio, estos dos potentes ventiladores aportaban una enorme ventaja en las curvas, ya que creaban un vació en el fondo del coche que lo pegaban a la pista. Este sistema funcionaba incluso en curvas lentas en las que no hay apoyo aerodinámico.

Aunque el sistema tuvo muchos problemas en su única temporada en 1967, cuando funcionaba era invencible, ganando dos segundos por vuelta a los demás competidores, los cuales protestaron por el funcionamiento del 2J y consiguieron que fuera prohibido de la competición por contener “objetos aerodinámicos movibles”.

Años después, este efecto suelo fue aprovechado en la Fórmula 1 en el mítico Lotus 79, aunque el uso de ventiladores fue aprovechada en una carrera por el Brabham BT46B, coche con el que ganó Niki Lauda, ya que la FIA no lo consideró ilegal. Más tarde, el efecto suelo fue prohibido.

4. Tyrrell P34

coches-raros-17

Este es probablemente uno de los coches raros más famoso del mundo. La idea de las cuatro ruedas delanteras surgió debido a la frustración que los aerodinamistas sufrían por las ruedas delanteras, ya que estas provocan turbulencias en el aire que a su vez genera resistencia aerodinámica. Las ruedas delanteras eran de unos 254 mm de diámetro, mientras que la parte trasera montaba las dos ruedas grandes típicas de la década de los 70.

El objetivo era aumentar el area de contacto de las ruedas delanteras, mejorando el agarre y la maniobrabilidad, pero sin generar la resistencia aerodinámica que una rueda de mayor tamaño podría generar. También había mejoras en el frenado al contar con cuatro frenos delanteros.

Pese a todo, el coche triunfó el año de su debut, en 1976, en el GP de Suecia, con una victoria y un segundo puesto.

5. Ford Festiva vs Chevrolet Camaro (El coche al revés)

Este curioso coche, tiene el chasis de un Ford Festiva de 1990, al que se le ha montado la carrocería de un Chevrolet Camaro del 99 al revés, para dar la sensación de que el coche está volcado. No es un coche rápido, ya que el peso añadido y la mala aerodinámica no ayudan a ello, pero probablemente la estrategia se basará en confundir a los contrarios.

Ninguna competición aceptaría un coche semejante, pero existe una competición que si, las 24 horas de Le Mons, una parodia de Le Mans en la que los aficionados se presentan con coches viejos o raros.

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados