En octubre de 2018 probé la Mash Dirt Track 125. Mis sensaciones al final de la prueba fueron dispares, pero me quedó una cosa clara: no me apetecía volver a coger una moto que pareciese clásica, pero que no tuviese una mecánica agradable y ‘redonda’.

Así que fui al concesionario que Mash tiene en Madrid (calle Martín de los Heros, 66) a recoger la Mash Five Hundred que en realidad es de 400 cc (bueno 397 cc si somos precisos). Una nomenclatura que la marca francesa tiene en varios de sus modelos y que puede llegar a confundir al personal.

Diseño y esta vez mecánica también

Como advertí con la Dirt Track, el diseño de la Five Hundred es clásico y muy llamativo. Partecuellos, giracuellos… como te dé la gana llamarlo, pero lo cierto es que la gente la miraba. Atraía la atención en los semáforos, en la calle, en mi garaje… Incluso aquellos que me reconocieron que no les gustaban las motos la admiraban.

Una vez más me la dieron sin hacer el rodaje (solo tenía 21 km), como pasó con la Dirt Track. Eso implicaba que podría notar más vibraciones en el motor de lo normal y que su comportamiento no sería el esperado. Sin embargo, mi sensación inicial no fue en absoluto mala.

Es cómoda, realmente cómoda. El asiento es mullido, la posición de pilotaje es cómoda y relajada (quizás excesivo para el pasajero que me comentó la sensación de que se caía hacia atrás) y la altura del asiento es accesible para la gran mayoría de los moteros (780 mm). El acceso a los puños es inmediato sin tener que forzar la espalda y la postura de los pies en las estriberas es como si estuvieses sentado en una silla cómoda.

Las vibraciones, efectivamente, las noté, pero menos de lo esperado teniendo en cuenta que era un monocilíndrico de 400 cc casi sin estrenar. A partir de las 5.000 rpm es cuando empiezas a sentir el movimiento del motor bajo el trasero (régimen del que te aconsejan no subir cuanto estás haciendo el rodaje a la moto).

Los espejos vibran mucho cuando aceleramos con contundencia y hacen que no se vea bien al adelantar.

Precisamente esas vibraciones hicieron que viese un gran punto negativo: la visibilidad de los espejos. Su tamaño y colocación son correctos si vas en ciudad. Pero la cosa empeora cuando vas en autopista. A partir de los 110 km/h los espejos empiezan a vibrar de forma exagerada hasta el punto de que no te dejan ver bien los coches y pueden llegar a suponer un riesgo los adelantamientos.

Y ya que hablo de autopista, has de saber que a partir de los 120 km/h vas a ir un poco incómodo en esta moto al no tener ningún tipo de protección aerodinámica en la parte frontal. No obstante, la Mash Five Hundred está pensada para pasear, para disfrutar del camino, y no para correr. De hecho, llevar una velocidad de crucero superior a los 130 km/h me resultó una tarea ardua. La moto me miraba con cara de tristeza y me preguntaba que si se me había dormido con la mano en el puño del gas.

Con un motor de 27,4 CV a 7.000 rpm que cuesta 4.495 euros en los colores marrón y verde y 4.595 euros para el color «chromium» reconozco que no se puede pedir mucho más. Me parece una interesante opción de compra si no quieres gastarte mucho en gasolina (13 litros de depósito que me dio para recorrer unos 300 km aproximadamente entre ciudad y carretera) y quieres disfrutar de una moto polivalente tanto para ciudad como para carreteras a un ritmo  tranquilo.

Mash Five Hundred en detalle

Las llantas con radios recuerdan a las motos clásicas utilizadas en Francia y Gran Bretaña a mediados del siglo pasado.

Cuidado con las estriberas del piloto que se pliegan de forma automática. En alguna ocasión hemos ido a meter la marcha o a pisar el freno trasero y estaban plegadas, con el consecuente susto inicial.

Qué les costará a las marcas unir la tapa al depósito de combustible.

Año 2019. Freno trasero de tambor de 160 mm. Nada más que decir.

La iluminación es suficiente, pero nada destacable.

El asiento es muy cómodo tanto para el piloto como el pasajero. Agarra bien aunque podría tener algo más de sujeción detrás para que el pasajero no crea que se va a caer hacia detrás.

Su estética sin duda es su punto más fuerte. Los dos escapes traseros cromados son muy agradables a la vista y su sonido ronco perfectos para el oído.

Cuando da el sol directamente sobre el cuadro de instrumentos resulta un poco difícil la visibilidad de los mismos.

*Si quieres saber más información técnica sobre esta moto consulta su ficha técnica.

 

 

 

Mash Five Hundred: cómo viajar en el tiempo por menos de 4.500 euros
DISEÑO9
COMODIDAD7.5
RENDIMIENTO7
EQUIPAMIENTO6.5
CONSUMO7.5
PRECIO8.5
A favor
  • Sonido agradable
  • Postura de conducción
  • Motor en bajo y medio régimen
En contra
  • Vibraciones
  • Visibilidad espejos
  • Freno trasero de tambor
7.7Nota Final

Sobre El Autor

Sea de ninguna, una, dos, tres, cuatro o 'x' ruedas, si se mueve, ese vehículo lo tengo que probar. Catador de coches y motos desde hace más de quince años, no me canso de trastear y menos ahora que vienen cambios muy importantes en la movilidad y el transporte.

Artículos Relacionados