Quizá las palabras diésel y automático no sean la mejor combinación en un coche, al menos si lo orientamos al plano deportivo. Quizá Mercedes y AMG sea una combinación que, esta vez sí, nos saque alguna sonrisa. Si lo juntamos todo, obtenemos el Mercedes A200d AMG, el coche que hemos probado hace poco y que paso a contaros mi análisis sobre él.

Sorprendido con el rendimiento

Hemos recibido muchas preguntas en nuestras redes sociales acerca de si el A200d que estábamos probando incorporaba el motor Renault 1.5 dci que como sabéis -y si no lo sabéis ya os lo digo yo- monta, únicamente, el Mercedes A180d. Que el motor sea de origen Renault no quita que Mercedes no haya supervisado la fabricación del mismo, por tanto, no hay pérdida de calidad.

A partir del A200d, todos los motores son Mercedes. En este caso, el motor del A200d es un motor diésel de 4 cilindros que ofrece 136 caballos y un par de 300 Nm, suficientes para el día a día, que es realmente para lo que está destinado este coche. Pero…¿qué ocurre si un día nos da por ir a una montaña para tomar unas curvas? Sin duda, aquí viene una de las partes que más me ha sorprendido del A200d, su caja de cambios automática. Por un momento pensé que estaba fabricada por la alemana ZF, conocida marca de caja de cambios que provee a BMW y Jaguar entre otros, y antes, a Mercedes. Ya no, ahora Mercedes fabrica sus propias cajas de cambios y…madre mía qué bien las hacen. En reducciones es mucho mejor que la caja DSG que pudimos probar en el Golf GTE, y en cambios ascendentes se comporta bastante bien. Como digo, muy sorprendido con la caja de cambios que monta el A200d. Muy bien, Mercedes.

Otra de las cosas que me sorprendió este coche fue su aplomo en carretera, en parte por el tren de rodaje deportivo que le añade el paquete AMG Line. Gracias a ello, el coche no subvira en absoluto, pero si tiene un sobreviraje moderado. Si, lo sé, es un coche de sólo 136 caballos, pero, a falta de llevarlo a circuito, lo pude probar en un tramo de montaña -siempre respetando los límites de velocidad- y es ahí donde vi que es juguete suficiente para pasárnoslo bien.

El interior está algo descafeinado 

Pasamos al interior. Es aquí donde Mercedes debería sacar pecho. En parte lo hace bastante bien, pero tiene algunos detalles que nos sacan de quicio. La calidad de construcción es buena, plásticos de calidad que no crujen, asientos tipo semibaquet cómodos y bien acabados y sistema de ventilación muy original. La parte mala, el A200d que probamos no dispone de climatizador automático de serie, es un opcional por el que tendremos que pagar 700€, algo que en un coche de 31.780€ de base es difícil de perdonar.

El diseño exterior, la clave

No me puedo quejar. Individualmente, probablemente no llame mucho la atención. 136 caballos, tracción delantera, interior con algunos detalles difíciles de perdonar…Pero es en conjunto, contando con un gran diseño exterior, donde realmente se puede apreciar el toque de Mercedes.

El paquete AMG que llevaba esta versión añade una parrilla con efecto diamante en el frontal, embellecedores para la zona de los escapes, faldones trasero y delantero, y faros LED High Performance, entre otras mejoras a nivel estético. En conjunto, hacen un coche con líneas agradables a la vista, siguiendo la línea de la marca. Quizá lo que menos me ha gustado de su diseño sea la curva del pilar C, ya que considero que podrían haberla hecho algo menos forzada. Aunque eso va en cuestión de los gustos de cada uno.

Sin duda, a nivel personal, el Mercedes Clase A, es, junto con el Audi A3, uno de los compactos premium que más me gusta.

Todavía me acuerdo de la campaña publicitaria que hizo Mercedes en 2011 para atraer nuevos clientes a la marca. “Algo está pasando en Mercedes” se titulaba. Mercedes renovó radicalmente el Clase A, pasando de ser un monovolumen de segmento B, a un compacto para hacer la guerra al BMW Serie 1 y al Audi A3.

Y para acabar, el consumo

MODELOConsumo urbanoConsumo extraurbanoConsumo mixto
Mercedes A200d 7G-DCT 136CV4,6 l/100 km3,4 l/100 km3,8 l/100 km
BMW Serie 1 118d 5p 150CV4,5 l/100 km3,4 l/100 km3,8 l/100 km
Audi A3 S Tronic 150CV5,2 l/100 km4,0 l/100 km4,4 l/100 km
VW Golf 5p DSG 150CV5,2 l/100 km4,1 l/100 km4,5 l/100 km

Las cifras de consumo del Mercedes A200d, aún teniendo 14 caballos menos, se mantienen muy parejas con los coches del Grupo VAG, mientras que el BMW 118d se mantiene en cabeza de este cuadro de compactos premium.

ModeloMercedes A200d AMG 7G-DCT
Precio36.970€
Potencia136 CV entre 3.200 y 4.000 rpm
Par máximo300 Nm entre 1.400 y 3.000 rpm
Cilindrada2.143 cm3
Velocidad máxima210 km/h
Aceleración (0-100)8,8 segundos
TransmisiónTracción delantera
CambioAutomática, Doble embrague de 7 velocidades
Maletero341 litros
Peso1.485 kg

 

Mercedes A200d AMG: Reinventarse, la clave del éxito
Diseño8.5
Habitabilidad7.5
Rendimiento8
Equipamiento7
Consumo8.5
Precio6
A favor
  • Comportamiento deportivo
  • Consumo
  • Cambio automático
En contra
  • Precio algo elevado
  • Equipamiento escaso
7.6Puntuación
Puntuación de los lectores: (12 Votes)
6.3

Sobre El Autor

Director y fundador

Soy un apasionado del motor desde muy pequeño, podría decirse que era el típico niño que solía ir recitando las marcas de los coches a sus padres. Me encantan todos los tipos de coches, en especial los super deportivos italianos, como los Lamborghini y los Ferrari.

Artículos Relacionados