Hoy os hablamos de uno de los coches más espectaculares que se han presentado en el concurso de elegancia de Pebble Beach en California, el Lamborghini Aventado SVJ, toda una declaración de intenciones de la marca italiana para competir con sus oponentes. Nos encontramos frente al Lamborghini más rápido de la historia.

Actualmente es el coche más rápido en el circuito alemán de Nurburgring. Su tiempo de vuelta, de tan solo 6′ 44”97 décimas, le convierte en una auténtica bala capaz de destronar al todopoderoso Porsche GT2-RS. Esto ha sido posible gracias a su motor V12 atmosférico de 6.5 litros con 770cv que puede alcanzar hasta las 8500rpm y 720nm de par a 6750rpm. Tiene la misma potencia que el Lamborghini Centenario y 30cv más que el Lamborghini Aventador S.

Al igual que el Huracan Performante, cuenta con un sistema de aerodinámica llamado ALA, mejorado con respecto a ese modelo, que se encarga de ventilar el coche a través de unas compuertas situadas en la parte delantera y en la parte trasera, que se abren y se cierran, con el objetivo de que el coche esté bien plantado en el suelo cuando circula a altas velocidades.

Respecto al Aventador SV, se ha mejorado un 40% la carga aerodinámica, ya que las tomas de aire de los laterales son más anchas, cuenta con un fondo plano con generadores de vórtices (pequeñas aletas que mejoran el control del flujo de aire manteniéndolo pegado al fondo plano), así como un imponente difusor trasero que ha obligado a colocar los tubos de escape más altos, como en el Huracan Performante.

El SVJ tiene tracción integral y dirección a las 4 ruedas, un peso de 1525kg, lo que da una excelente relación potencia-peso  de 1,98cv/kg. y acelera de 0 a 100 en tan solo 2,8 segundos y de 0 a 200 en 8,6 segundos. Su velocidad máxima es de 350km/h y tan solo necesita 30 metros para detenerse, si frenamos a fondo a 100km/h… En otras palabras, te deja clavado en el sitio.

Los planes de Lamborghini parecen ser la fabricación de 900 unidades del SVJ, de las cuales habrá 63 unidades, en honor al año de creación de la marca y que serán una versión para circuito. El SVJ 63 se caracteriza por un uso muy generalizado de la fibra de carbono y materiales compuestos y por su configuración única. Una auténtica joya de la que muy pocos podrán disfrutar, y que sin duda se revalorizará en un futuro no muy lejano.