Los coches eléctricos ya no son el futuro, son el presente, prueba de ello es el e-golf. Es cierto que aún queda camino por recorrer de cara a desarrollar baterías más ligeras y con mayor autonomía, una infraestructura de puestos de carga rápida, etc. Pero es un principio.

En este marco aparece el e-golf, un modelo que mostró desde el principio el camino hacia la electrificación que va seguir la marca en el futuro. Además, esta segunda generación del Golf eléctrico es la prueba de este desarrollo antes mencionado de los coches eléctricos, dado que esta generación mejora respecto a la anterior en autonomía, potencia, diseño, e digitalización del interior. También cabe destacar que este Volkswagen e-Golf es el antecesor al Volkswagen I.D. , un modelo totalmente eléctrico y autónomo que llegará a los mercados en un par de años.

Prueba Volkswagen e-golf

Prueba Volkswagen e-golf

 Autonomía y motor muy correctos 

Esta segunda generación cuenta con hasta 300 km de autonomía, los cuales se quedan en unos más que destacables 260 km reales en condiciones normales, y en 280 km si conducimos de forma eficiente y acelerando de forma progresiva. Sus cifras mejoran gracias a que ahora el modelo equipa un batería de iones de litio bastante más grande que su antecesor, concretamente ha pasado de los 24,2 a los 35,8 kWh. Además, la marca anuncia que esta pila puede cargarse al 80% en un enchufe tipo CCS (Combined Charging System) en menos de una hora siempre que disponga de una tensión de 40 kW. En un wallbox a 7,2 kW, llenarla al 100% requiere de menos de seis horas.

En nuestra prueba, hemos realizado diferentes cargas, en un supercargador tipo MENNEKES de (32A/320V/8.00kW) situado en el parking de un centro comercial (cuya carga es totalmente gratuita) ha tardado en recargar la batería al 100% (desde un 24%) cerca de dos horas. Y en casa, con un enchufe convencional, para cargar desde el 28% al 100% ha tardado 12 horas aproximadamente. Por lo que si estás pensado en comparte un eléctrico, te recomiendo encarecidamente que instales un cargador rápido en el garaje y te quites de líos con el cargador de casa convencional. Eso si, no va ser barato, pero es una inversión a largo plazo y ganarás en tranquilidad.

Prueba Volkswagen e-golf

Prueba Volkswagen e-golf

Respecto al motor del Volkswagen e-Golf, ahora ofrece 25 CV más que antes (85 kW; 115 CV) hasta llegar a los 100 kW (136 CV) con un par que ha pasado de los 270 a los 290 Nm. Además, VW ha conseguido hacer de su eléctrico Golf un coche más eficiente puesto que ahora consume una media de 14,3 kWh/100 km en una conducción normal por carretera, en atasco o ciudad llegaremos a los 18,3 kWh/h sin problema, y en autovía con el modo más eficiente activado y con el control de velocidad de crucero adaptativo a 90 km/h alcanzarás una media de 12 kWh/100 km, lo que no está nada mal para cuando estemos bajos de autonomía y aún tengamos que llegar a casa. Respecto a sus cifras, cabe destacar que ahora alcanza los 150 km/h y llega a los 100 km/h en solo 9,6 segundos y hace el 0 a 80 km/h en 7 segundos. Esta aceleración es una de las ventajas que se le achacan a los coches eléctricos, y la verdad que te deja pegado en el asiento, y lo más curioso es que se produce en completo silencio.

El silencio sepulcral al que anteriormente hacía mención evidencia uno de los ‘problemas’ de los eléctricos: pueden volverse invisibles para los peatones, pero durante la conducción es de agradecer, dado que ofrece un cierto grado de comodidad gracias a la ausencia de ruido. En este aspecto me tiene muy sorprendido, yo siempre había defendido que el sonido de un coche es importante, e incluso que es una de las características a tener en cuenta a la hora de comprar un coche (un buen petardeo enamora), pero durante la prueba no he echado nada de menos el sonido del motor, y eso me asusta.

Prueba Volkswagen e-golf

Prueba Volkswagen e-golf

Diseño muy continuista y con pocas diferencias

Por fuera, su diseño no sorprende en exceso respecto a la línea Volkswagen Golf ; es prácticamente igual al GTI y al GTE , eso si, presenta una estética más futurista con elementos diferenciadores azules en su diseño, tanto interior como exterior. En el exterior este azul aparece en los faros LED, delanteros y traseros, y en la parrilla delantera, además se diferencia del Golf convencional de un primer vistazo gracias a que solo este modelo equipa las llantas de aleación ligera “Astana”, de 16 pulgadas, de superficie pulida, las cuales no soy especialmente bonitas.

Los detalles futuristas del interior casan muy bien con el resto del conjunto. 

El diseño del interior sigue la misma idea que el diseño exterior, pocos cambios, pero muy diferenciadores. Una de las principales novedades es la incorporación de un nuevo display central, el cual se puede manejar con comandos gestuales, además, esta pantalla táctil del salpicadero tiene nada menos que 9,2 pulgadas de tamaño, e incorpora nuevas opciones de conectividad, y es compatible con las plataformas MirrorLink, Apple CarPlay y Android Auto.

Lo que no nos ha gustado, es que la marca ha eliminado la típica ruleta que estaba siempre a mano para bajar o subir el volumen, y en su lugar a creado botones táctiles para el volumen, graso error, por lo que te verás obligado a subir y bajar el volumen mediante los botones del volante. Respecto al control gestual, la verdad que tienes que acercar mucho la mano a la pantalla para que detecte el movimiento y no lo he encontrado muy útil, de nuevo, los mandos del volante nos serán de ayuda.

Prueba Volkswagen e-golf

Prueba Volkswagen e-golf

Otra de las novedades, es la incorporación del ‘Volkswagen Digital Cockpit‘ en lugar de los instrumentos analógicos, que ahora viene de serie en el Golf-e. Esta pantalla incluye la posibilidad de elegir diferentes tipos de vista de la instrumentación del coche, la más recomendada es la vista del mapa, en la que se muestran los puntos de recarga más próximos y apenas obliga a levantar la vista de la carretera.

Además, este e-golf se podrá conectar con nuestro smartphone mediante la app Car-Net e-Remote, que permite realizar ajustes como el inicio de la carga o la climatización, y también consultas de la autonomía, tiempo de carga, velocidad de carga, etc.

Conducción semiautónoma

Este e-golf incorpora una amplia gama de sistemas de asistencia a la conducción, como la función Front Assist, que permite detectar peatones en la calzada, el asistente en atascos, que permite una conducción semiautónoma a velocidades de hasta 60 km/h, el Emergency Assist, que detiene el Golf en caso de emergencia, y el ParkPilot, que emite avisos acústicos ante obstáculos próximos a la zona delantera y trasera. Además, aparcar este coche es muy fácil gracias a la suavidad de la dirección, que facilita las maniobras de aparcamiento.

Es cierto que el modo semiautónomo, que permite mantener una velocidad de crucero constante y la distancia de seguridad reglamentaria, le quita parte de la diversión a la conducción, pero es cuestión de gustos. Si no estás acostumbrado a este tipo de conducción, es difícil relajarte y alejar el pie del pedal del freno, más aún en ciudad.

 Conclusión

La verdad que me ha gustado mucho, el futuro promete y los eléctricos no son meros “electrodomésticos” como muchos opinan. La verdad que los eléctricos no paran de ganar adeptos en nuestro país, muchos sostienen que aún no es el momento, otros que si, yo creo que depende, depende de los km que hagas y del uso que le vayas a dar. Si vives a unos 20 0 30 km del centro y tienes la posibilidad del equipar en tu garaje un cargador rápido, no le des más vueltas, ganarás en comodidad y llegaras mucho más relajado/a al trabajo, eso si, prepara la cartera, porque no va a ser barato (debes verlo como una inversión a largo plazo). Y si cumples los requisitos anteriores y no quieres que tu coche parezca excesivamente futurista, el e-golf es el tuyo. Gracias a los pequeños cambios respecto al golf convencional (mantiene su tamaño y diseño muy similar), que lo hacen el claro rey del segmento de los compactos, sitúan al e-golf como una opción con un atractivo similar.

Sobre el precio del e-Golf, nuestra unidad probada y muy bien equipada esta valorada en 43.675.000 €, la cuál, tras aplicar descuentos se quedaría en 39.655.000€. El e-golf básico parte de los 38.435.000€, y tras descuentos se quedaría en 34.415.000 €

Modelo Volkswagen e-golf
Precio

43.675€

Potencia 136 CV (100KWh)
Par máximo 290 Nm
Batería Acumulador de iones de litio
Velocidad máxima 150 km/h
Aceleración (0-100) 9,6 segundos
Transmisión Tracción delantera
Cambio Automático
Maletero 341 litros
Peso 1.615 kg

  • 7/10
    Diseño Exterior - 7/10
  • 7/10
    Diseño Interior - 7/10
  • 8/10
    Plazas delanteras - 8/10
  • 7/10
    Plazas traseras - 7/10
  • 7/10
    Maletero - 7/10
  • 7/10
    Rendimiento - 7/10
  • 7/10
    Consumos - 7/10
  • 8/10
    Equipamiento - 8/10
  • 6/10
    Precio - 6/10

Resumen

La segunda generación del e-golf mejora en aspectos de autonomía, consumo y potencia. Además incorpora nuevas tecnologías en seguridad y conectividad.

Prueba Volkswagen e-Golf: El rey de los compactos se electrifica
A FAVOR
  • Comfort
  • Insonorización
  • Par instantáneo y siempre disponible
EN CONTRA
  • Precio algo excesivo
  • Ausencia botón de subir y bajar volumne
  • Exceso de peso (inercias)
7Nota Final