No, no hace falta que releáis el título de nuevo, a algún espabilado se le ha ocurrido poner un badén reductor de velocidad (el tan molesto que se puede encontrar en cualquier pueblo o ciudad de España) en plena autovía de la M-40, concretamente en el kilómetro 51 en sentido A-1 (anillo interior).

Si no teníamos suficiente con los radares fijos, radares de tramo, radares móviles, o incluso con lo mal pavimentada que está la M-50, que se parece más a una montaña rusa que a una autovía de uso intenso, a la DGT o a cualquier alma de cántaro se le ha ocurrido la brillante idea de hacernos frenar por las buenas, o por las malas. Y es que como bien se puede apreciar en la imagen, ya se pueden ver las primeras marcas de frenado aún cuando este “método para controlar la velocidad” no lleva ni 24 horas instalado.

Ni que decir tiene, que dicho “sistema de frenado” -recalcando las comillas- es muy probable que produzca un accidente grave, ya que como se aprecia en la foto, es un badén importante y esto puede generar pérdidas de control en los coches que circulen a gran velocidad y desafortunadamente no vean este gran “método para reducir la velocidad”.

Desde Monky Cars pedimos a la DGT o a la Comunidad de Madrid que se quite este badén inmediatamente antes de que la próxima noticia (esperemos que no se dé el caso) sea porque este obstáculo ha generado un accidente grave.