Un juguete para adultos. Así definiría yo al Smart fortwo Cabrio BRABUS tras haber estado probándolo estos días, es muy divertido de conducir gracias a su chasis de última generación que le dota de una agilidad y precisión sorprendentes, y su motor tiene una respuesta rápida y contundente. Además, sus pequeñas dimensiones y reducido peso también se posicionan a su favor, por lo que, aludiendo a la frase inicial, es todo un juguete.

Su motor está situado debajo del maletero y es un tricilíndrico turboalimentado de 0.9 litros gasolina, igual que equipa el resto de la gama, aunque recibe optimizaciones por BRABUS en la admisión e inyección de combustible, para alcanzar la sorprendente cifra de 109 CV a 5.750 RPM y un par máximo de 170 Nm. Equipa un cambio twinamic de doble embrague y un sistema de escape optimizado para que el sonido sea mayor. El consumo homologado de este motor es de 4,5 litros, aunque en nuestra prueba ha consumido mucho más, 7,6 litros de media por Autovía a 120 km/h y 9,4 litros en ciudad (a un ritmo alegre).

nivel estético encontramos ciertas diferencias entre el BRABUS y un smart convencional, como unos paragolpes de mayores dimensiones, un difusor trasero con las dos salidas de escape integradas, la capota pleglable de color negro que se recoge y extiende con solo pulsar un botón, llantas monoblock IX gris mate pulidas con el logotipo BRABUS en el centro. Además, luce el logotipo de BRABUS en el freno de mano, debajo de los retrovisores y en la parilla delantera y trasera.

También equipa neumáticos Yokohama, desarrollados específicamente para el modelo (que son de 16 pulgadas las ruedas delanteras y de 17 pulgadas las traseras), amortiguadores con un tarado específico, es decir, con muelles un 20% más rígidos que los convencionales, una suspensión 10 milímetros más baja que los demás, ESP calibrado a medida y una dirección deportiva.

Para los que no tengan o no conozcan los Smart, pensarán que son coches pequeños y con poca habitabilidad. Error, tienen un espacio sorprendente y muy bien distribuido, es cierto que estamos hablando de biplazas pero aunque sigas sin creértelo, son muy habitables. Durante la prueba no lo he sentido pequeño en ningún momento, solo te percatas de sus reducidas dimensiones cuando tienes que maniobrar para aparcar, momento en que agradeces que equipe cámara de visión trasera y sea tan fácil de maniobrar. Lo que si he echado en falta ha sido un maletero mayor, debido a que los 190 litros se me han hecho insuficientes, además, al ser cabrio la capota ocupa el espacio superior de este cuando está plegada.

La conectividad de los modelos BRABUS es la misma que la de los otros modelos, con una pantalla central muy fácil e intuitiva que nos permitirá apartar lo mínimo la vista de la carretera. Además, equipa la última tecnología en cuestión de seguridad, como Ayuda al arranque en pendientes, Control de estabilidad (ESP) con asistente de viento lateral (Crosswind Assist), Control de la presión de los neumáticos, Control de velocidad de crucero (limitador de velocidad programable), ordenador de viaje, climatizador, etc. Respecto al navegador que equipaba nuestra unidad de pruebas, me gustaría destacar que a pesar de no utilizarlo, aparecía en la mitad derecha de la pantalla un mapa con la posición en todo momento y cuando estaba próximo a un un radar alertaba, todo un detalle.

Curiosidades

Como se muestra en la imagen izquierda, el cuenta revoluciones está situado encima del salpicadero, por lo que no era necesario apartar la vista de la carretera para controlar las revoluciones del motor, todo un acierto. Además, como se muestra en la imagen, el equipo de sonido es JBL, el cual sonaba muy bien durante la prueba, aunque para seros totalmente sincero, no lo he probado mucho debido a que estaba disfrutando del sonido de su doble escape que era toda una delicia.

 

 

Una de las peculiaridades que ya conocerán los asiduos a Smart es que el motor no se encuentra ubicado den la parte delantera sino que se ubica debajo del maletero. Se identifica por las tomas de aire que hay a los lados y traseras que permiten que el motor no se caliente en exceso. En la imagen de la derecha se muestra que el capó es abatible y que debajo se ubica el líquido de frenos, líquido anticongelante y el líquido limpiaparabrisas.

 

Como ya he mencionado anteriormente, el portón del maletero se abre solo la parte inferior debido a que la superior es abatible. En este portón se pliegan los laterales cuando el coche está descapotado, para así tener mayor sensación de amplitud y eliminar el marco de las puertas; pero no todo es bueno, debido a que el tamaño del maletero disminuye considerablemente.

 

En resumen ¿Debo comprarme este juguete para adultos?

Voy a ser claro, si vives en una gran ciudad y tienes la capacidad económica para comprarlo adelante, no te arrepentirás e iras con una sonrisa de oreja a oreja en tu biplaza descapotbale deportivo, en cambio, si tu ciudad no es una gran urbe y necesitas llevar más que unas mochilas o unas bolsas este no es tu coche. Respecto a su precio, este modelo probado cuesta 26.361 euros, aunque si le quitamos numerosos extras que equipaba nuestra unidad de prueba se quedará entono a 22.600 euros.

Prueba Smart Fortwo Cabrio BRABUS
DISEÑO8.6
HABITABILIDAD7.5
RENDIMIENTO8.5
EQUIPAMIENTO7.8
CONSUMO7.8
PRECIO6.8
A FAVOR
  • Sonido espectacular
  • Estética muy deportiva
  • Fácil de aparcar gracias a sus reducidas dimensiones
EN CONTRA
  • Precio algo excesivo
  • Maletero muy reducido
  • Pocos huecos para dejar objetos
7.8Nota Final

Sobre El Autor

Redactor

Artículos Relacionados