La coreana marca Ssanyong sigue haciendo esfuerzos por renovarse, y tras el lanzamiento del pequeño de la familia, el Tívoli, han sacado al mercado coche de 4.4 metros de largo, 5 plazas, tracción delantera y ¡con tremendo trasero! Que viene a ser un maletero de, nada más y nada menos, 720 litros (aunque con alguna trampa, lo veremos más adelante). Te voy a decir que tiene aspecto de SUV pero para eso tenemos al Tívoli y al Korando (y por eso este XLV no tiene motorizaciones 4×4 aunque podremos subir bordillos sin problemas con los buenos ángulos de entrada y salida que tiene), aporta amplitud y comodidad de un monovolúmen pero en Ssangyong tampoco quieren hacerle rivalidad al Rexton o al Rodius y no tiene una tercera fila de asientos, cierto es que tampoco hay mucha altura para poner otra fila adicional… Así que tenemos un coche de aspecto SUV, para seguir aprovechando la tendencia del mercado, pero que nos aporta una comodidad de monovolúmen. Han aprovechado dos sectores en alza en el mercado para reunirlos en un sólo coche, muy listos Ssangyong.

Las similitudes que nos encontramos entre el XLV y el Tívoli son inmensas, y esque desde el frontal hasta la ventanilla de atrás son muy parecidos, y ahí es cuando la cosa cambia, ya que la parte trasera no es tan bonita. Delante tenemos unas bonitas ópticas LED nuevas y detrás vemos una luz antiniebla abajo y centrada que te da un status racing.

Para viajar en familia

En el interior de este XLV gozamos de un ambiente a viaje en familia, todos cómodos y contentos, hemos probado el motor 1.6 de 115CV diésel, el cual es un poco ruidoso a pocas vueltas pero tengo que añadir que va muy suave circulando a velocidades legales en autopista y, aunque no lo parezca, es fácil excederte del límite porque no sientes estar circulando a 120km/h, pero cuando vaya el coche cargado con 5 personas y 5 maletas el motor se quedará un poco escaso.

Es un coche muy espacioso, las plazas delanteras son muy cómodas y tienen unos asientos, que en nuestra unidad eran de cuero  calefactables, con una buena sujección. Los asientos traseros son muy apropiados para viajes largos y pueden viajar 2 personas más que cómodamente pero una tercera irá un poco justa en el medio aunque, al no haber túnel central, no tendrá que estar haciendo malabares con los pies. Estas plazas traseras tienen muy buena altura y haciendo la prueba con una persona que pasó un duro casting, medir más de 1.90m, el resultado fue satisfactorio, ya que siendo él conductor y sentándose en el asiento de detrás tenía espacio para realizar cómodo un viaje largo, por poner una pega es que los pies van un poquito apretados bajo el asiento… Pero ya por ponerme especialito. ¿Y qué cosa nos va a hacer olvidarnos de que llevamos los pies un poco apretados? Que los asientos de atrás son reclinables y puedes inclinar un poco los respaldos para ir aún más cómodo.

Equipamiento

Volante con todos los mandos bien colocados

Volante con todos los mandos bien colocados

El volante tiene un tamaño bastante agradable, ni es grande ni es pequeño, aunque no es redondo completamente… Aún así nos encontramos que todos los mandos que tenemos en el volante están colocados muy bien y de manera accesible para no quitar los ojos de la carretera; el volante nos permite ser regulado en 3 modos de dureza y, como no vamos a notar prácticamente diferencias entre uno y otro, aconsejo llevarlo en modo “Sport”, que aunque no corra más, por lo menos está un poco más duro y nos dará más información ya que, como viene pasando con la dirección eléctrica, el volante nos aportará poca información.

Guantera del salpicadero

Guantera del salpicadero

En el centro del salpicadero nos encontramos con una pantalla táctil y un sistema multimedia que, desafortunadamente, no cuenta con Apple CarPlay ni con Android Auto. Incorpora el navegador GPS provisto por Sygic y el cual podría mejorarse, te va a llevar al destino pero la interfaz es dudosa con algunos desvíos y salidas, tiene una voz de mujer que está realmente conseguida y es muy natural, lo que hará que cuando te equivoques (o no puedas ver las instrucciones porque si le da el sol a la pantalla deja de verse) pienses “bah, si sólo son 5 minutos más”. En el lado del acompañante nos encontramos con la típica guantera, la cual tiene un buen acceso y un buen espacio, y encima veremos un hueco hecho en el salpicadero para poner el móvil y algún otro objeto de pequeño tamaño que le da un aire distinto y un bonito aspecto.

Portagafas

Portagafas

Entre los asientos delanteros vemos en el techo un porta gafas, no me explico por qué hay coches que todavía no los llevan, y en el centro tenemos una guantera central bastante grande y con un buen acceso.

De este tema ya hablamos la primera vez que probamos un Tivoli, y es de la disposición de los botones del panel central, es desconcertante que le tengas que dar a unos botones que son bastante pequeños y orientados horizontalmente cuando se podían hacer los propios símbolos botones útiles o de corte táctil, así como dejar que la gran ruleta central fuera el regulador de la temperatura y no tener que estar buscando el botón quitando la vista de la carretera.

Comportamiento

La dirección es muy noble, sin nervio, y no nos va a jugar ninguna mala pasada aunque queramos ponerla a prueba en alguna carretera revirada, nos va a llevar siempre donde le digamos que nos lleve pero le falta darnos un poco más de sensaciones para poder disfrutarla del todo. El XLV es un coche bastante neutro en cuanto a comportamiento y si queremos buscarle las cosquillas nos va a costar, si encadenamos curvas bastante juntas y vamos como energúmenos provocaremos que tenga sobreviraje (se nos irá el trasero del coche y el nuestro también si no sabéis corregir esa situación) y si nos metemos a tope en una rotonda y por lo que sea tenemos que esquivar algo… Que sepáis que os lo vais a comer porque va a subvirar (el morro va a seguir recto), como ninguna de las situaciones es legal y hay que proponérselo no vais a tener esos problemas.

Motorizaciones y consumos

La unidad que hemos probado lleva un motor Diesel 1.6 de 115CV manual y la veo como la mejor opción, incorpora sistema Stop & Start que funciona realmente bien, suave y con unos criterios sensatos para funcionar (no esperes que funcione cada vez que pares, lo hace cuando lo tiene que hacer) y nos ha ayudado a hacer unos consumos bastantes comedidos para el tamaño del XLV, una media de 5.6 litros con una proporción de 60% autopista a 120 km/h y 40% de ciudad y sin carga. Como digo los consumos están bastante bien para un coche de estas características y se podrían recortar un poco más en ciudad si tuviera una 1ª marcha un poco más larga, porque en seguida lleva al tope del cuentarrevoluciones.

Disponemos de un motor gasolina de 128 CV manual y dos motores diésel, uno manual de 115 CV y otro automático de también 115 CV pero con un consumo bastante más elevado.

Y para acabar… Unas fotos.

 

[Prueba] Ssangyong XLV: eXciting Livestyle Vehicle
Diseño6
Habitabilidad9
Rendimiento7
Equipamiento8
Consumo7.6
Precio8.5
A favor
  • Habitabilidad
  • Precio
En contra
  • Pantalla infoentretenimiento
  • Zaga muy vertical
7.7Puntuación
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
5.6

Sobre El Autor

Apasionado de las ruedas desde que nací, ya me inicié en el drift con el triciclo, sin dejar pasar ninguna oportunidad de conducir ni formar parte de este mundo.

Artículos Relacionados